¿Es el momento?

Santiago come en buena medida gracias al volumen de negocio que genera un sector turístico que, extenso y de calidad, merece sin duda el apoyo de la Administración. Ahora bien, en estos tiempos en que cuesta reunir cuatro euros para asfaltar baches, ¿de verdad es el momento de detraer del erario municipal casi un cuarto de millón para señalizar, otra vez, un puñado de negocios privados?

Votación
4 votos
Etiquetas