Un hombre hace el Camino para exigir la custodia compartida

Recorrió casi 700 kilómetros para reivindicar un cambio legislativo


Santiago / la voz

«Papá no es, pero quiere ser». Ese era el símbolo del traje de Papá Noel que ayer vestía José Luis Lago, del País Vasco, cuyo fin era reivindicar la custodia compartida España. Llegó al Obradoiro en bicicleta, y con la certeza de que su estandarte, «el derecho de nuestros hijos», iba calando en los peregrinos.

Así, transitó desde el 2 de agosto la ruta del Cantábrico para llegar a Compostela y, tras leer un manifiesto acompañado por asociaciones gallegas que piden el cambio de la legislación, encomendó su causa al Apóstol.

Ciertamente, es una acción solidaria. Tras llevar a cabo una huelga de hambre de 31 días para que su exmujer cumpliese la custodia compartida, cuenta que ahora ve a su hijo «cuando me corresponde». Con esta iniciativa, «más dura que la huelga de hambre», pretende, pues, que su caso no se repita. La idea es explicar a la sociedad «que la igualdad tiene que darse en todos los aspectos» y con ello explica que a esta situación también se enfrentan algunas mujeres, sobre todo, «si la otra parte tiene más poder económico o político», a lo que añade: «Los niños no son una moneda de cambio».

Lago comenta que por el Camino conoció a muchos extranjeros a los que narraba su historia. «?¿Pero la custodia compartida no existe en España??, me preguntaban». Él afirmaba matizando que este derecho «depende del acuerdo entre ambas partes». Asimismo, argumenta que tanto el Tribunal Europeo de Derechos Humanos como la ONU apelan a la custodia compartida. De este modo, arropado por la asociación La Terraza continúa por el Camino Francés para seguir «luchando». Dice que su hijo «alucina con que haya hecho 690 kilómetros», sin contar los recorridos por error.

«Los niños tienen derecho a estar con ambos progenitores, no son una moneda de cambio»

José Luis Lago

Votación
9 votos
Etiquetas
Derechos Humanos Huelga Naciones Unidas ONU Camino Francés Custodia compartida