Postura contraria de los hosteleros

Los responsables locales señalan que en el plano jurídico no era factible dejar fuera a los establecimientos de restauración «que efectivamente parece que xeran ruidos». Además, las alegaciones contrarias a excluirlos de las actividades afectadas por la declaración de zonas saturadas pesaron, según Raxoi, en la decisión.

La Asociación de Hostelería de Santiago, que alegó la propuesta del Concello, no es favorable al expediente que prepara el gobierno local. Jesús Sordo, responsable de la entidad, lamenta que la declaración de zonas saturadas «impídelle aos hosteleiros mover ficha», de forma que han de mantener su situación actual: «Había xente á que non lle interesaba ter terraza, pero co asunto do tabaco agora sí lle interesa pero non pode facer nada».

Agrega que tampoco pueden emprender reformas: «É como no tema dos alugueres. Aínda que queiras facer obras non podes porque non tés permiso e te arriscas».

Reconoce Sordo que aunque la declaración impide la competencia de otros restaurantes en la misma calle, la decisión municipal no es beneficiosa porque «igual que os pubs crean ambiente, os restaurantes tamén, e iso é bo para os negocios».

La Asociación de Hostelería había presentado dos alegaciones, una complementaria de la otra, que no fueron aceptadas por el Ayuntamiento. En sus dos escritos se oponían a la declaración de zonas saturadas debido a que, entre otras cosas, «afecta y ataca directamente» a los derechos adquiridos por los titulares de los inmuebles, y ocasionan «un perjuicio económico» a los afectados por las restricciones. Estos resultan «discriminados» cuando tienen «equivalentes impuestos, derechos y deberes».

Votación
2 votos
Etiquetas
Hostelería