Gestión salvaje


Los daños que provocó la huelga salvaje de los controladores en el turismo en Santiago en el puente de la Constitución son una broma al lado de la desfeita del comité de rutas, que retrasó injustificadamente las negociaciones con las líneas de bajo coste que operan en Lavacolla. Las consecuencias económicas son graves, y los culpables tienen, ahora sí, nombres y apellidos.

Votación
2 votos