Imagen:El ámbito de la ciudad histórica creció en 196 edificios (604 viviendas) desde finales de los ochenta

Al actual ritmo, el casco viejo rozará la rehabilitación integral en un lustro

santiago/la voz.

Las políticas de rehabilitación residencial del casco histórico auspiciadas desde el Consorcio desde 1995 permiten observar un horizonte de rehabilitación integral a medio plazo. Así lo apunta el estudio del estado de la evolución del patrimonio edificado que este organismo realizó en el 2008 para contrastar la situación actual con la de 1989, en que se había analizado también en profundidad para la elaboración del plan especial del ámbito.

Si en base a ese documento las políticas rehabilitadoras tenían que dirigirse entonces al 49,17% de los edificios en mal o regular estado, en el 2008 esa circunstancia se ha reducido al 16,65%, lo que ha de resultar un estímulo para continuar, afirma el mismo estudio, que no pone fecha a ese medio plazo, aunque el alcalde sostiene que en un período de entre 5 y 7 años, y con el mismo ritmo, deberá alcanzarse un nivel de excelencia en cuanto al volumen de rehabilitación. Sánchez Bugallo afirma que llegar al 100% es díficil, porque siempre habrá cuestiones que atender, pero se entiende que una ciudad histórica se puede considerar rehabilitada cuando alcanza entre el 90 y el 95% «e nese prazo nós deberemos estar nese escenario».

El estado general del parque inmobiliario avanzó de forma extraordinaria desde 1989, ya fuese por la rehabilitación sostenida con fondos públicos desde 1995 como por la de iniciativa privada que arrastró aquella. Si en 1989 solo la mitad (50,8%) de los 2.704 edificios que entonces acogía el ambito de la ciudad histórica estaban en buen estado, en el 2008 lo eran el 83,3. En ese mismo período, los de estado regular bajaron del 38,4% al 12,5 y los de malo del 10,7% al 4,1%.

Y en cuanto a las viviendas, la progresión también fue notable. Si en 1989 el 62,3% ofrecía un buen estado, frente al 30,7% de regular y el 7% de malo, en el 2008 estas últimas se han limitado al 1,8% y las regulares al 14,5%, mientras que las que registran un buen estado alcanzan el 83,7%. La conclusión es que más del 75% de los edificios que en 1989 eran reconocidos como en mal estado o regular y considerados objeto de políticas de rehabilitación, presentan ahora un buen estado general.

En los últimos veinte años, el uso residencial de la ciudad histórica se mantuvo prácticamente en el mismo nivel, «consolidando o obxectivo central da recuperación urbana que considera o mantemento do uso residencial como o fundamento e base da vitalidade urbana do conxunto», según el mismo estudio. Y eso que el volumen de población en el 2008 (11.161 habitantes) no alcanzó todavía el de 1989 (12.567), aunque desde el 2004 se observa un crecimiento demográfico débil pero que se va consolidando. Esa es la población empadronada y residente, porque se estima que también hay una población transeúnte de 4.000 personas. No obstante, en el 2008 todavía tenía 1.012 viviendas vacías, el 13,75%, lo que representa un 0,68 menos en un espacio temporal en el que el parque residencial creció un 8,7%.

Votación
1 votos
Etiquetas
Demografía