«Los motivos para peregrinar varían a través de los siglos»

Desde la gallega Egeria en el siglo IV, han sido muchas las viajeras que caminaron hacia lugares santos


santiago/la voz.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas presentó la obra Mujeres y peregrinación en la Galicia medieval , elaborada por una decena de autoras y autores bajo la edición de Carlos A. González Paz. Una serie de capítulos en los que se pone de manifiesto que pese a que la figura del peregrino se ha masculinizado, hubo muchas mujeres protagonistas de estos trayectos a lo largo de los siglos.

-¿Cómo surgió la idea de este libro?

-En el Instituto de Estudios Gallegos Padre Sarmiento hay un proyecto relacionado con las peregrinaciones y se han recuperado voces y biografías femeninas. Esto nos llevó a pensar que la asociación entre peregrino y masculino no era correcta, por lo que reunimos a una serie de expertos para el debate, y los frutos fueron tan interesantes que decidimos elaborar esta obra.

-¿Por qué esta masculinización del peregrino?

-No hay una explicación. No solo ha ocurrido en las peregrinaciones a Santiago sino también a Tierra Santa y a Roma. La documentación ha sido recogida fundamentalmente por hombres y como van al santuario de un hombre, el Apóstol Santiago, que es varón, se ha caracterizado también al peregrino como un hombre, y de hecho se establece la misma iconografía que en el caso del Apóstol. En el fondo todo tiene su base en la ideología imperante que había en la época.

-¿De qué fecha son las primeras peregrinaciones de mujeres?

-Tras el descubrimiento de los restos del Apóstol es evidente que ya hubo peregrinaciones de hombres y mujeres del contorno. En el sigo IX ya está documentado, y sobre todo en las últimas décadas de ese siglo, fundamentalmente reinas y mujeres de la alta nobleza. En el caso de las peregrinas gallegas que van a lugares como Tierra Santa o Roma, algo que también aparece recogido en el libro, la primera peregrina galaica en Tierra Santa fue Egeria en el siglo IV.

-Uno de los capítulos aborda las peregrinas fingidas, ¿quiénes eran?

-Los trovadores gallego-portugueses crearon unas cantigas en las que el hecho de peregrinar se convertía en una excusa para reunirse con el amado, no solo en Santiago sino en otras zonas como San Simón. No puede decirse que no sean historias ciertas, pero su historicidad tampoco está demostrada.

-¿Mujeres y hombres han peregrinado de igual forma y por los mismos motivos a lo largo de la historia?

-Sí, no hay diferencias significativas, pero los motivos cambian a través de los siglos. Al principio las causas son devocionales, y después, avanzado el siglo XI y XII, penitenciales, para purgar pecados. Luego surgen otras modalidades como es la peregrinación por procuración, en nombre de otro por dinero. Este tipo de peregrinaciones se hacía no solo a Santiago sino a otros lugares como San Andrés de Teixido.

Votación
0 votos