La Xunta muestra disposición a dilatar los horarios de los bares

Los establecimientos podrían ofertar espectáculos dentro de sus márgenes de legalidad


13/06/2009 02:00 h

La Xunta es proclive a abrir la mano a los hosteleros en el año que están aguardando, como muchos profesionales de la ciudad, para mejorar sus objetivos. En el seno del organismo autonómico no hay nada decidido, pero fuentes del mismo aseguran que se va a estudiar la posibilidad de ampliar la actividad en la comunidad gallega atendiendo a la especificidad del Xacobeo. Santiago, referente principal, se beneficiaría especialmente de la medida.

Pero no se trata solo de alargar los horarios. También se muestra receptiva a la posibilidad de dar cancha a los locales nocturnos para que puedan ofrecer algo más que copas y música enlatada. Eso sí, han de respetarse los límites de funcionamiento del local y las medidas insonorizadoras. En ese marco de respeto legal y de no causar molestias a la ciudadanía, no hay motivos para que los establecimientos no alberguen espectáculos.

De cumplimentarse esta disposición favorable, la Xunta haría lo mismo que en los eventos xacobeos anteriores, es decir, dar un mayor margen de tiempo a los hosteleros de acuerdo a las distintas categorías y licencias para ampliar el tiempo de atención a los usuarios.

En el pasado Xacobeo del 2004, el conselleiro de Xustiza, Xesús Palmou, no tuvo inconveniente en ampliar los horarios una hora en la práctica totalidad de los establecimientos del sector. Solo en el caso de las tabernas la ampliación fue de treinta minutos, y los bingos y casinos no variaron el tope temporal.

La resolución implicó mantener el horario de cierre estipulado para los meses de verano por la legislación actual. La Xunta analizará de cara el próximo año esta temática y cabría la posibilidad de seguir una línea similar a la del pasado Xacobeo.

En el 2010 se prevé que más de ocho millones de personas pasen por Santiago. El turismo tendría como alternativa nocturna, si se ratifica la readaptación de la normativa para permitir espectáculos en los locales, asistir a conciertos, teatro, mimo, cuentacuentos, proyecciones y una serie de actividades más que podrían tener cabida en estos recintos que actualmente funcionan como abrevaderos a secas. Y es algo que a los dueños de muchos pubs no les gusta, según pusieron de relieve en distintas ocasiones.

Lo cierto es que hace unos años estos establecimientos programaban música en vivo, entre otras iniciativas. Pero ese hilo musical directo lo cortó la administración pública, dado que legalmente no se admitía en los locales, a la espera de una readaptación que reincorporase las iniciativas culturales a la noche.

Votación
2 votos