Los juzgados pidieron 400 peritaciones psicológicas

Los magistrados valoran estos informes especializados para decidir en la defensa de menores y otras víctimas


25/01/2009 02:00 h

Los profesionales de psicología jurídica presentaron el año pasado más de 400 peritaciones en los juzgados compostelanos, según cifra que facilitó ayer el magistrado Antonio Piña Alonso, quien les explicó las expectativa sobre el trabajo de estos especialistas en los juzgados.

Las peritaciones psicológicas son requeridas en diferentes ámbitos: civil, de familia, penal y laboral. Sus informes son de utilidad en casos como divorcios, para dilucidar la situación en que quedan los hijos del matrimonio; pero también en accidentes de tráfico o laborales, para determinar el alcance de ciertas secuelas; en juicios por violencia, por agresiones sexuales y por otras situaciones que ven los tribunales. La defensa de las víctimas es uno de sus objetivos prioritarios, señala Carmen Morell Muñoz, presidenta de la sección de Xurídica del Colexio Oficial de Psicoloxía.

El número de peritos se ha incrementado. Han cobrado un importante papel quienes ejercen en el Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga), aunque «están saturados, con moito traballo», afirma.

Para ayudar a paliar esa situación el colegio busca mejorar la formación de sus asociados en este ámbito. El juez Antonio Piña les explicó cómo hacer un trabajo de calidad, que se ajuste a las necesidades concretas de la Administración de Justicia. Para febrero, mayo y en el otoño programan nuevas actividades. La intervención del magistrado ourensano era esperada con interés: «É importante que os xuíces, como no seu caso, asuman a importancia do papel dos psicólogos», manifestaba al final del acto la decana del Colexio Oficial de Psicoloxía, Rosa Álvarez.

Los psicólogos intervienen en el ámbito de la justicia desde la década de los ochenta. Sus primeros trabajos fueron en casos de custodias y problemas derivados de rupturas de parejas, aunque cada vez asumieron un papel mayor. Hay profesionales en juzgados de menores, en instituciones penitenciarias y en el Imelga, que cuenta con psicólogo en Santiago.

También hay ejercicio privado de la profesión, y desde el Colexio de Psicoloxía se facilitan peritos a los juzgados que los piden. La evaluación de la credibilidad, la valoración de imputados y víctimas, e incluso cuestiones como el acoso laboral requieren en ocasiones de informes de estos especialistas. El Colexio Oficial de Psicoloxía reivindica hace tiempo que se creen más plazas en la plantilla de instituciones de la Administración de Justicia, debido a la creciente demanda de estos servicios.

Carmen Morell indica que la mayoría de los miembros de la sección de Psicoloxía Xurídica están capacitados para hacer peritaciones y para intervenir ante un Tribunal. El acto de ayer desbordó la demanda de interesados, y tuvieron que ampliar plazas, lo que evidencia la inquietud de los psicólogos para adquirir una mayor competencia, sostiene.

Votación
2 votos