La Xunta desoye las demandas del CEIP de Sigüeiro y del IES de Arzúa y no habrá más docentes


20/09/2008 02:00 h

La Consellería de Educación no se puso en contacto hasta ayer con el instituto de Arzúa ni con el colegio público de Sigüeiro. La directiva del primero dimitió en pleno el miércoles por la falta de profesores, y tanto padres como docentes lo denunciaron. En Sigüeiro, los niños de una sección de primero y de otra de quinto no pueden tener clases porque no hay tutores para ellos. Solo ayer, después de que este periódico publicase lo que estaba sucediendo, Educación contactó con los dos centros para ratificarse en que no les concederá los profesores que llevaban pidiendo desde julio para completar la plantilla.

La consellería cierra el caso del IES de Arzúa porque «se considera que a plantilla é suficiente para abarcar a oferta educativa do centro», según una portavoz oficial del departamento autonómico. Respecto al colegio de Sigüeiro, Educación asegura que intentará encontrar alguna solución junto con la directiva del centro la próxima semana.

La dirección del colegio de Sigüeiro cuenta que la Xunta le explicó ayer que ya cuenta con profesores suficientes. El director, Manel Rives, no está de acuerdo con la explicación, ya que solo pide el mismo número de docentes que tenía el año pasado. Pese a que la cifra de alumnos ha aumentado, cuenta con dos profesores menos. Rives recuerda que fue la propia Consellería de Educación la que fijó en 16 el número de maestros de primaria que debería tener el centro, como así consta en el Diario Oficial de Galicia ( DOG ) del 16 de julio de 2007. Hoy, solo hay 14.

A principios de la próxima semana, el profesorado se reunirá en un claustro extraordinario para valorar las soluciones que les quedan, ya que ningún profesional está de acuerdo con la respuesta que ofrece Educación. Para ellos, es muy difícil continuar con las medidas provisionales que han tomado, ya que los niños de los cursos afectados avanzan a un ritmo inferior al de sus compañeros y cada día se encuentran más desmotivados. El director reconoce que se encuentran «sobrepasados polo tema».

No hay especialistas en Arzúa

La situación en el IES de Arzúa tampoco mejorará. La salida que el equipo directivo buscó para reorganizar las clases ante la falta de los dos docentes agradó a la inspectora, que justificó la decisión de la consellería en el hecho de que los cursos afectados no exceden de la ratio recomendada de 30 alumnos por aula como máximo. La negativa a conceder esos profesores obligó al equipo directivo del instituto a reducir los grupos de segundo y de tercer curso de ESO. La medida derivó, inevitablemente, en un incremento del número de alumnos y en que estos reciban las clases de Francés y de Ciencias Naturales por profesores especializados en otras materias.

La dirección del centro reconoce que, tal y como indican las autoridades educativas, los grupos afectados por la falta de docentes especializados no exceden la ratio recomendada, pero discrepan con Educación, ya que la falta de esos profesores «vai en detrimento da calidade do ensino», afirman. Además, el centro contó, el curso pasado, con los dos docentes denegados este año aún cuando el número de alumnos era similar, según apuntan desde el equipo directivo del IES arzuano.

Esa circunstancia ha sido trasladada sin éxito a la inspectora jefa de Secundaria durante la conversación mantenida ayer. En ella, la dirección del instituto le transmitió su malestar por el retraso con el que Educación les comunicó que prescindiesen de los dos docentes. Lo hizo de forma verbal y solo a dos días de que se iniciasen las clases, hecho que provocó la dimisión del equipo directivo, desde el que, pese a ello, seguirán ejerciendo sus funciones. «A nosa preocupación e obriga é que o centro funcione con normalidade», afirma el director, Albino Canda. Tan solo resta ahora saber si el delegado provincial de la Consellería de Educación acepta la dimisión del equipo directivo.

El sindicato Comisiones Obreras (CC.?OO.) se solidarizó con la directiva del instituto de Arzúa tras su dimisión. Por su parte, la sección de Ensino de la Confederación Intersindical Galega (CIG) denuncia que la reducción de personal en los centros de enseñanza está llegando a situaciones insostenibles, como el caso de Sigüeiro.

Votación
4 votos