Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

El uso regular de Aspirina protege contra el riesgo de cáncer

«No debe verse como un sustituto de la colonoscopia u otras pruebas de detección de esta enfermedad»,  dice Chan, profesor asociado de Medicina de la Escuela de Medicina de Harvard

EFE 03 de marzo de 2016. Actualizado a las 17:39 h. 7

0
0
0
0

Un análisis de los datos de dos grandes estudios epidemiológicos a largo plazo considera que el uso regular de Aspirina reduce significativamente el riesgo total de cáncer, una disminución que refleja principalmente un menor riesgo de cáncer colorrectal y otros tumores del tracto gastrointestinal.

Los resultados, publicados en la edición digital de JAMA Oncology sugieren que el uso de Aspirina puede complementar, pero no sustituir, los beneficios preventivos de la colonoscopia y otros métodos de detección del cáncer.

«Ahora podemos recomendar que muchas personas consideren tomar Aspirina para reducir el riesgo de cáncer colorrectal -sobre todo los que tienen otras razones para usarlo regularmente, como la prevención de las enfermedades del corazón- pero no estamos en un punto en el que podamos hacer una recomendación general para la prevención del cáncer en general», dice el autor principal, Andrew Chan, director de la Unidad de Epidemiología Clínica y Translacional de la División de Gastroenterología del Hospital General de Massachusetts (MGH, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos.

«Nuestros resultados implican que se esperaría que el uso de Aspirina prevenga un número significativo de cánceres colorrectales por encima y más allá de los que se hubieran evitado mediante el cribado y puede tener incluso un mayor beneficio en los entornos en los que los recursos que se dedican a la detección del cáncer son insuficientes», apunta.

Un gran número de estudios han apoyado la capacidad del uso regular de Aspirina para prevenir el cáncer colorrectal, pero los efectos de la Aspirina sobre el riesgo de cáncer en general no están claros. Para investigar esta cuestión, el equipo de científicos analizó 32 años de datos de casi 136.000 participantes en el Estudio de Salud de Enfermeras y el Estudio de Seguimiento de los Profesionales de la Salud.

De esta forma, encontraron que los participantes que informaron de tomar Aspirina de manera regular -bien una dosis estandar o menor de Aspirina al menos dos veces por semana- registraban un 3 por ciento menos de riesgo que cualquier tipo de cáncer que quienes no tomaban el fármaco de manera regular. El uso regular de Aspirina reduce el riesgo de cáncer colorrectal en un 19 % y el riesgo de cualquier tipo de cáncer gastrointestinal en un 15 %, pero no se observó disminución en el riesgo de cáncer de mama, de próstata o de pulmón.

El beneficio protector de la Aspirina apareció después de cinco años de uso continuo en dosis que varían de 0,5 a 1,5 pastillas estándar a la semana o una pastilla de dosis baja al día. Los investigadores estiman que el uso regular de este medicamento podría prevenir cerca de 30.000 tumores del tracto gastrointestinal en Estados Unidos cada año y otros 7.500 tumores de colon entre los adultos estadounidenses mayores de 50 años que tienen detección endoscópica y 9.800 entre los casi 30 millones sin cribado.

El beneficio relacionado con otros tumores gastrointestinales apareció después de seis años y al mismo nivel de dosis -equivalente a una pastilla diaria de dosis baja- usada para prevenir enfermedades cardiovasculares. «En este punto, sería muy razonable para las personas consultar a su médico la conveniencia de tomar Aspirina para prevenir el cáncer gastrointestinal, sobre todo si tienen factores de riesgo como antecedentes familiares», dice Chan, profesor asociado de Medicina de la Escuela de Medicina de Harvard, Estados Unidos.

«Pero esto debe hacerse con el cuidado de que los pacientes estén bien informados acerca de los potenciales efectos secundarios del tratamiento regular con Aspirina y continúan con sus pruebas de detección regulares. Además, la Aspirina no debe verse como un sustituto de la colonoscopia u otras pruebas de detección del cáncer», concluye.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0