Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Los seis afectados por un ensayo clínico en Francia siguen estables

Las autoridades investigan si se respetó el protocolo y si el accidente fue provocado por la molécula en cuestión o por la forma en que fue administrada

EFE 16 de enero de 2016. Actualizado a las 17:56 h. 0

Ampliar imagen

0
0
0
0

Los seis voluntarios afectados por un estudio terapéutico en Francia, entre los cuales hay una persona en estado de muerte cerebral, siguen estables, informó este sábado el hospital universitario de Rennes en el que están siendo tratados.

Todos los pacientes son hombres de entre 28 y 49 años, que participaron en un estudio efectuado por el laboratorio francés Biotrial para el grupo farmacéutico portugués Bial en busca de un medicamento para tratar problemas motores y de ansiedad ligados a enfermedades neurodegenerativas.

El hospital indicó que hay una «movilización total» de todo su equipo para cuidar a los afectados, a los que se les va a ofrecer además asistencia jurídica.

La ciudad de Rennes, según ese comunicado, ha facilitado por su parte un alojamiento cercano al hospital a los familiares que no viven en la urbe. El jefe del servicio de neurología, Gilles Edan, precisó ayer que tres de los pacientes ingresados presentan un «cuadro grave» que hace pensar que podrían desarrollar una discapacidad «irreversible».

Lo ocurrido tuvo lugar en la primera fase de ese ensayo terapéutico que ha sido interrumpido, en la que se suministró a 90 voluntarios sanos la molécula BIA 10-2474, que no contenía cannabis ni extracto de este, pese a lo afirmado en un primer momento en los medios.

Los voluntarios afectados pertenecían al mismo grupo, recibieron la misma dosis, empezaron a tomar esa molécula el pasado 7 de enero y lo hicieron de forma repetida, a diferencia del resto de personas que hicieron de «cobayas» y que están siendo localizadas para ser sometidas a una revisión.

La Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento (ANSM) comenzó la inspección del lugar en el que se efectuaron los ensayos, mientras que la Justicia gala ha abierto una investigación por «heridas involuntarias superiores a tres meses».

Las autoridades francesas, que esperan tener un primer balance de lo sucedido este mes y el informe final antes de finales de marzo, quieren determinar si se respetó el protocolo y si el accidente fue provocado por la molécula en cuestión o por la forma en que fue administrada. 

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0