«Por mi adicción a las redes sociales lo perdí todo, hasta evitaba relacionarme»

Un joven que fue a terapia por su dependencia de Internet relata cómo su personaje virtual anuló su vida real


redacción / la voz

Cada día que pasa Martín -su verdadero nombre es otro- habla con mayor naturalidad de lo que le ha ocurrido. Porque el suyo no es un caso aislado, ni extraño en la sociedad actual. Su testimonio puede ser un empujón para que aquellos que creen que su conducta entra dentro de la normalidad y que es solo una prueba de la evolución que han experimentado los modos de relacionarse tras la irrupción de las nuevas tecnologías, también den el paso y pidan ayuda. Él no se daba cuenta de que tenía un problema, no veía que todo iba mucho más allá que un mero cambio de fórmula.

Creía que estar todo el día pensando en las redes era normal. «Pero las redes sociales me estaban robando la vida. Por mi adicción lo perdí todo, hasta la capacidad de relacionarme con la gente», recuerda ahora durante una charla telefónica por medio de un móvil de vieja generación. Entonces fue cuando pidió ayuda. Estuvo diez meses en terapia en Proyecto Hombre y otros seis de reinserción. Ahora está recuperado y sabe cómo poner coto cuando la cosa puede pintar mal.

Fue adicto al teléfono pero, como dice este varón de mediana edad que ha pasado el meridiano de la treintena, «el smartphone solo era un instrumento, como puede ser un ordenador o una tableta. El problema no era el teléfono porque, de no tenerlo, habría usado otro medio para estar permanentemente conectado. Lo adictivo era navegar por una red social, porque era un modo de aislarme de los problemas reales que se presentan en el día a día, en la vida».

Tener un perfil e interactuar en uno de esos canales (prefiere no dar nombres concretos) era algo que no veía como problemático porque todo el mundo lo hacía: «Me empecé a dar cuenta del problema cuando mi forma de evadirme era estar conectado a la Red y hablar con gente que no sabe quién eres en un chat. Con esas personas anónimas puedes ser quien quieras ser».

La familia y los amigos de Martín empezaron a atisbar el problema cuando este dejó de relacionarse con ellos. Todo ese entorno fue fundamental para la recuperación de este joven. «Al principio el modo de usar la red era normal, pero poco a poco fui aislándome del entorno que me rodeaba. Todo eso fue generándome conflictos a la hora de relacionarme de forma normal con la gente. Cuando estaba en público, estaba incómodo porque había perdido la capacidad de charlar con la gente real que sabía cómo era». El personaje de la Red había anulado al real, al que había tragado su avatar.

Los que estaban a su lado comenzaron a detectar esa anómala conducta. Observaban que ya no quería salir por ahí. Pero las redes sociales no solo sacrificaron su vida personal. Además de suponer un gasto porque, como dice, «buscas conectarte constantemente», en el trabajo también comenzó a tener problemas porque, como recuerda, «empiezas a no rendir lo que tienes que rendir, es una vorágine de la que no logras salir».

Por eso ahora le preocupa cuando ve a niños que aún no tienen edad ni para vestirse solos jugar constantemente con una tableta o tener una pataleta porque sus padres no les dejan continuar navegando: «Me preocupa que para tenerlos entretenidos algunos padres les den la tableta. Habrá algún niño que puedan manejarlo bien, pero otro no», dice. Y reconoce que la tecnología no es mala, pero hay que usarla bien.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdegalicia.es Port 80
Etiquetas
Redes Sociales Internet
Comentarios