Una nueva normativa modernizó el servicio de taxis

Ocurrió el 21 de marzo del año 2000

.

21/03/2017 05:00 h

Algo tan simple y usual en otras ciudades como parar un taxi en marcha a su paso por cualquier calle, sin necesidad de acudir obligatoriamente a una parada, no era posible en Pontevedra hasta el 21 de marzo del año 2000. En esa fecha, con veinte años de retrasó, el Ayuntamiento aprobó la adaptación de una ordenanza municipal obsoleta a la normativa estatal de transporte en automóviles ligeros.

La nueva ordenanza obligó a estos vehículos a llevar los indicadores de libre cuando circularan desocupados.

Otra de las novedades fue la obligatoriedad de poner los taxímetros en funcionamiento, independientemente de que circularan por el casco urbano por carretera periurbanas, aplicando las correspondientes tarifas establecidas en cada caso.

En aquel momento también se autorizó a los taxistas a llevar anuncios publicitarios en el interior y exterior de los vehículos.

Votación
0 votos
Comentarios