Pena de prisión por causar la muerte de un conocido al circular distraído

El encausado fue absuelto de conducción temeraria y de hacerlo bajo los efectos del alcohol


Pontevedra / La voz

La vida de un pontevedrés, M. M. P., de 37 años, quedó truncada en la madrugada del 29 de mayo del 2012. El coche en el que viajaba sufrió un accidente en el acceso a Pontevedra por la N-550, en la rotonda inmediatamente anterior al nudo de O Pino, y fue derivado de urgencia hasta un centro hospitalario. Días después fallecía.

El conductor acaba de ser condenado a dos años y cuatro meses de prisión como autor de tres delitos -un año y tres meses por homicidio imprudente, nueve meses por lesiones por imprudencia grave, y cuatro meses por lesiones imprudentes-. Esta pena conlleva habitualmente el internamiento en un centro penitenciario.

Faltaban veinte minutos para las cinco de la mañana cuando el turismo conducido por el acusado y en el que le acompañaban dos amigos, el fallecido y una joven, se adentró en la rotonda. Se trata de un tramo de velocidad limitada a 40 kilómetros por hora, pero «o vehículo circulaba a unha velocidade moi superior á indicada». A esto se sumó el hecho de que la persona que iba al volante estaba distraída, por lo que no se percató de la presencia de la glorieta.

Estas circunstancias hicieron que no pudiese frenar a tiempo. El turismo atravesó la rotonda en línea recta impactando contra «o valado dereito» de la glorieta y, acto seguido, «contra o muro dunha edificación situada nun plano inferior».

En la sentencia, que es firme, se aclara que el encausado fue absuelto de las acusaciones de conducción temeraria y de hacerlo bajo los efectos del alcohol.

Votación
0 votos
Etiquetas
Pontevedra ciudad O Pino
Comentarios