«Bowie llegaba a la gente que estaba perdida»

Con «Major Bowie» el pontevedrés se adentra en la relación de la producción del cantante británico con la ciencia ficción

.

A raíz del fallecimiento de David Bowie, el pontevedrés Javier Yuste pensó que sería interesante dedicarle una entrada en su blog. «Como parte de su producción tiene algo que ver con el espacio, uno de sus primeros éxitos fue Space oddity, pues era un buena idea y así me permitiría profundizar en su discografía. A mí antes no me sacaban de Queen y sabía que existía Bowie porque sale en Under pressure». Pronto comprendió que el artículo «se me estaba yendo de madre y me dije: ‘‘Esto tiene que ser un libro aunque lo saque yo por mi cuenta’’». Y dicho y hecho. Cuando faltan unos días para el aniversario del fallecimiento del británico, sale Major Bowie. La influencia de la ciencia ficción y la carrera espacial en la vida y música de David Bowie acaba de ver la luz.

-¿No estamos ante una biografía al uso?

-No. Esto no es un tocho donde te cuentan hasta donde fue a comprar los calzoncillos. Me centré en coger su biografía y la enlacé con la ciencia ficción. Un libro que le marcó mucho de niño fue Starman Jones de Robert A. Heinlein. Y es que el protagonista se apellida igual que él, Bowie se llamaba David Robert Jones.

-De lo más sorprendente es la propia estructura del libro.

-Bueno, voy desmenuzando como he podido esta relación. No puedo asegurar que esté todo porque es posible que me haya dejado alguna canción por el camino, aunque he revisado desde el primer al último disco. Y después hay temas que, a priori, parecen estar vinculadas con la ciencia ficción y no lo están. Lady stardust es un homenaje al cantante de T-Rex o Stars, Estrellas, la compuso para su mujer. Claro, también ocurre lo contrario, que uno puede pensar que Oh! You, pretty things es una canción romántica cuando en realidad habla de unos extraterrestres que nos van a conducir a un estadio superior.

-¿Mantuvo esa relación con la ciencia ficción o se difuminó en la etapa final de su carrera?

-En su etapa final es más limitada. Desde que le dio el infarto al corazón en el 2004 comienza a obsesionarse con el futuro, con lo que le puede esperar, sobre todo, a su hija y hacia esto enfoca su discografía en estos últimos años. Blackstar, su último vídeo clip, empieza con una chica que tiene una cola prensil y se acerca a un astronauta, el alter ego de Bowie, el Major Tom que está muerto y su calavera toda enjoyada. Es como una reliquia, como si quisiera decir que la muerte no es algo malo.

-Hay quien sostiene que no se entiende a David Bowie sin Major Tom.

-La gente tiende a creer que es una trilogía compuesta por Space oddity (1969), Ashes to ashes (1980) y Hallo Spaceboy (1995) cuando también aparece su escafandra en el videoclip Slow burn (2002) simbolizando que aunque muera siempre va a estar al lado de la niña que aparece en las imágenes. Luego también aparece en Blackstar y Lazarus, donde Bowie parece haber alcanzado ese estadio superior que siempre ha estado buscando. Al margen de estas seis, he seleccionado otras nueve. Algunas son anteriores a su transfiguración en Ziggy Stardust.

-Pero, ¿qué era la ciencia ficción para Bowie?

-Creía que era la forma de establecer contacto con otra realidad. En sus canciones, sobre todo en las de su primera etapa, alude al contacto con extraterrestres o la conquista del hombre del espacio, pero también a la magia negra. Quería contactar con un ente superior o bien a través de la tecnología o bien a través de la magia.

-¿Cuál cree que puede ser la trascendencia de Bowie hacia generaciones futuras?

-Cada vez que muere un artista de la talla de Bowie perdemos una referencia. No tengo hijos pero tiemblo al pensar que cuando los tenga su referencia pueda ser Justin Bieber… Con sus notas sabía llegar a la gente que estaba perdida. Es una especie de ancla a la que acogernos todos los que hemos estado en alguna época de nuestras vidas perdidos, sobre todo siendo jóvenes.

Votación
1 votos
Comentarios