Cristóbal Colón llevó Ribeiro en su primer viaje a América

Lo prueba documentos descubiertos en el archivo Nacional de Simancas

.

01/09/2014 10:34 h

En documentos descubiertos recientemente en el archivo nacional de Simancas, que narran el juicio que el comendador Bobadilla hizo a Cristóbal Colón por sus presuntos desmanes en La Española, se demuestra que la primera expedición al nuevo continente llevaba vino del Ribeiro.

Los escritos datan del año 1.500 y en ellos hay un párrafo que se refiere a que un cura, supuestamente gallego, le pide a Colón más ración «del buen vino de Ribadavia», porque estaba enfermo, a lo que Colón se negó, convirtiéndose en una prueba de cargo contra el almirante. «Y no es raro -explica Argimiro Levoso, director de las bodegas Viña Costeira- que el vino de esta zona llegara a América. Hay que pensar que el ribeiro ya viajaba y era muy apreciado en la Corte Española. Prueba de ello es que escritores como Cervantes o Quevedo ya llevaron a sus obras este vino, lo que pudo decidir a los Reyes Católicos a ordenar que se cargaran unas botas en la expedición para descubrir un nuevo continente».

-Colón sería o no gallego (hay varias teorías documentadas que sostienen el origen galaico del descubridor), pero por los apellidos está demostrado que muchos de los tripulantes de la expedición, sí lo eran.

-Efectivamente, yo soy de los que sostengo que la carabela La Pinta no llegó a Baiona por casualidad, sino porque su piloto, de apellido Sarmiento, y muchos marineros, eran gallegos y por eso se dirigieron a la costa que conocían. Esto también influyó, sin duda, en la decisión de llevar vino gallego en la expedición. No sabemos muy bien como se elaboraba, pero lo que si está comprobado es que aguantaba largos viajes.

-¿Se sabe si era blanco o tinto?

-Este aspecto no está contrastado, pero yo quiero suponer que era blanco, porque en muchos escritos de la época se habla «de los buenos vinos blancos del Ribeiro». Sobre este tema tengo constantes discusiones con un amigo profesor de literatura, pero nunca llegamos a un acuerdo.

-Con este descubrimiento y por la acción que está llevando Viña Costeira en aquel continente, está dedicado a hacer profundos estudios sobre esta historia. ¿ No había uvas en América?

-Al parecer si había uvas silvestres, pero no eran de la variedad vitis vinífera y no se hacía vino. Los primeros llegaron con Colón y no quiero asegurar si el del Ribeiro era el único, quizás también lo llevase de otros territorios españoles. Pero solamente está documentado el del Ribeiro.

-¿Por qué aprovechar esta circunstancia para introducir su vino en América a través de Ohio?

-Porque el pueblo americano es muy culto y porque tienen auténtica devoción por Colón. De hecho celebran el siguiente lunes al 12 de octubre la fiesta de Columbus. Para ellos es muy importante y nosotros lo que estamos haciendo es recordar la historia. First One by Costeira es lo que lleva la etiqueta de las botellas y hablo en plural, porque tenemos dos vinos: un Treixadura 100% y otro con la misma uva y otras variedades. Es un producto genuinamente gallego, vestido para la ocasión.

-Difícil, de cualquier forma aquel mercado

-Si, sobre todo porque el 70% del blanco que consumen es de producción propia. Allí se consume mucho este vino y eso está bien visto como hábito social. ¿ Que aportamos nosotros? Pues un vino de altísima calidad, totalmente diferente al que tienen allí, con mucha fruta, fresco, fácil de beber y destinado, más a alimentación que a hostelería. A la clase media o a los que quieren probar cosas nuevas, ya que una botella ronda los 15 dólares.

-¿El futuro está en la exportación?

-No. Es una parte importante, una rama más del negocio, pero sus resultados hay que verlos a medio y largo plazo. No es nada fácil conseguir y sobre todo mantener, un mercado exterior. Nosotros abogamos por trabajar intensamente el consumo interior. La economía es un estado de ánimo colectivo y estoy convencido que pronto vamos a salir adelante. No se puede confiar todo a un mercado exclusivamente. Hay que asegurar la venta para mantener la producción y, por tanto, el empleo.

VIÑA COSTEIRA

La Bodega Vitinícola del Ribeiro nació en 1968. Solo dos años después puso en el mercado la marca Pazo, el primer ribeiro embotellado y etiquetado. Al mismo tiempo, daba pasos los primeros pasos para alcanzar dos objetivos que eran también los sueños de todos los amantes de los vinos en Galicia: recuperar las variedades de calidad que caracterizaban al mejor ribeiro y modernizar las técnicas de elaboración. Una intensa labor de motivación a los socios -que hoy son cerca de ochocientos- y unas importantes inversiones en modernizar las bodegas, han convertido sus vinos en una referencia dentro del panorama gallego.

Votación
23 votos