«Me gusta»


De un tiempo a esta parte parece que vivimos en un entorno donde prima más la cantidad que la calidad. Estamos pendientes del número de «me gusta» que alcanza nuestra publicación o el número de amigos que se agregan a nuestra red social o la nota que alcanzamos en una prueba. Esto provoca una uniformidad, de modo que aquellos que se salen de estos parámetros quedan excluidos y son colocados al margen.

Las personas con diversidad funcional se encuentran a veces en esta situación. Suelen ser apartados porque no alcanzan esos números, porque llegan a ellos más lentamente o de manera diferente, y pocas veces logran conseguir una aceptación real de esas diferencias, de modo que son abocados a adaptarse o a excluirse. No obstante cuando estas personas son aceptadas, integradas y tienen la posibilidad de demostrar su valía real no suelen desaprovechar la ocasión, y despliegan unos recursos que dejan asombrados a aquellos que confían en ellos. Conozco pocas personas que puedan reír con ojos de niño como lo hacen ellos, que puedan disfrutar de las pequeñas cosas de ese modo tan auténtico, y que puedan llegar a dar tanto cuando se les brinda una oportunidad.

Conozco a pocas personas que tengan la valentía de hablar de sí mismas ante los niños con sinceridad, de contar las trabas con las que se encuentran, sus malos momentos pasados y que se atrevan a responder a sus preguntas. Sin guiones ni planes prefijados. Conozco a muchas personas que siguen pendientes de sus likes, de si se han agregado o no más amigos o de si han obtenido tal o cual calificación, sin ser conscientes de que a su lado conviven auténticos diamantes en bruto.

Votación
1 votos
Etiquetas
Comentarios