Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

El espía sueco del Peixe Galego

Víctor Holmberg llegó hace tres años a Galicia con la intención de hacer realidad su sueño: ser entrenador

pontevedra / la voz, 16 de febrero de 2016. Actualizado a las 19:05 h. 2

0
0
0
0

En la guerra por la conquista de la LEB Plata, el Marín Ence Peixe Galego tiene un arma secreta. Apartado de las canchas por las lesiones, Víctor Holmberg trabaja ahora al servicio de Javi Llorente espiando a los rivales del conjunto marinense para descubrir las tácticas, fortalezas y debilidades del enemigo.

«Él es muy listo, entiende muy bien las situaciones de juego», dice de él Gabe Rogers, con el que realiza cada día ejercicios complementarios para mejorar su capacidad física y sus lanzamientos exteriores. Estas dos son las funciones que realiza el joven preparador sueco en su recién comenzada aventura marinense.

«El baloncesto es mi vida», resume Holmberg que no dudó en hacer las maletas en su Estocolmo natal para embarcarse en una aventura como entrenador en un lugar totalmente desconocido para él. «No sabía nada de Galicia, ni que había un idioma diferente, lo único era el Deportivo de A Coruña», confiesa. Sin embargo, ahora está completamente adaptado. «Me gusta mucho España, no hace frío y la gente es muy buena conmigo, estoy muy contento», afirma.

Su primera parada fue Vilagarcía. En el 2013, Alberto Blanco, presidente del club arousano, buscaba entrenadores para la base que formaran a los niños en inglés. Así contactó con la federación sueca, que recomendaron al prometedor técnico de las categorías inferiores Víctor que aceptó el desafío sin pensárselo dos veces. «Yo dije sí, no tengo nada en Suecia y el baloncesto aquí en España es mucho más grande, hay más pasión y nivel».

Holmberg, internacional juvenil con Suecia, no dejará que sus problemas de rodilla que le arrebaten lo que más le gusta. Con solo veinte años tuvo que dejar de jugar, pero el sueco aprovechó este revés para tomar ventaja en los banquillos. Ahora con solo 25 años ya acumula experiencia como entrenador en la selección sueca, en la base de Vilagarcía y Marín y, desde hace unos meses, como ayudante de un equipo tan ambicioso como el preparador escandinavo. «Quiero ser primer entrenador», desea, pero por el momento se conforma con «ser ayudante y estar detrás porque Javi es un gran entrenador», confiesa con humildad.

En sus planes a corto plazo está sacar la licencia nacional de entrenador. Mientras tanto disfruta con sus tareas diarias. «Hago entrenamientos individuales por las mañanas con los jugadores exteriores porque jugaba de escolta y también hago scouting de los otros equipos», explica.

Esta faceta de ojeador es la que más tiempo le lleva. «Antes de cada partido veo dos encuentros del equipo contra el que vamos a jugar y hago cortes de cada sistema con el que juegan, lo que hacen los jugadores, si tiran, si están en el poste bajo... Hago tres vídeos, uno de defensa, otro de ataque y otro de jugadores, con la foto y sus estadísticas», relata el joven Víctor Holmberg que dedica unas «siete horas a la semana a hacer los vídeos». Cada miércoles, Javi Llorente tiene a su disposición un completo informe con el que preparar la próxima victoria del Peixe.

Con el trabajo de despacho rematado, Holmberg vuelve a las canchas para sacar a relucir al jugador que siempre llevará dentro.

Publicidad

Comentarios 0