Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

La modelo de los tatuajes

Kelly Salgado forja su carrera en la pasarela con una estética que rompe clichés

pontevedra / la voz, 15 de febrero de 2016. Actualizado a las 17:17 h. 3

0
0
0
0

A Kelly la han rechazado muchas veces. Se ha enfrentado en tantas ocasiones al sinsabor de la negativa que, con el tiempo, ha desarrollado cierta inmunidad a la incomprensión. La moda, tantas veces vanguardista y reivindicativa, es en contraste un territorio casi siempre conservador a la hora de seleccionar a sus maniquíes: altas, esbeltas, con pieles inmaculadas... Kelly Salgado (Vigo, 1987) cumple los dos primeros requisitos. No el último. Un buen número de dibujos recorren su cuerpo desde los brazos a los pies: ella es la modelo de los tatuajes.

La joven es un verso suelto en el exigente mundo de la moda. Durante años, se dedicó exclusivamente a las sesiones de fotografía de estética pin-up y a los desnudos, un nicho en el que encuentran cabida las modelos que, como Kelly, le tienen aprecio a decorar su piel. Pero ella quería subirse a la pasarela. Y se lo propuso en serio. Tanto, que acabó consiguiéndolo. «Me han rechazado muchas veces, y he salido de cástings con el no, pero eso no me alejó de mi objetivo. Cuando me propongo algo, lo suelo conseguir», explica.

Hace unos días presentó la colección de la artista de Barro Luz Prado y, días después, la de la diseñadora Tania Alonso. Reconoce que su presencia en el mundillo de los desfiles llama la atención, aunque también aclara que en los últimos tiempos firmas clásicas como Chanel o Carolina Herrera han apostado por modelos con una estética similar a la suya. Y no es para menos. «De momento», como deja bien claro en el transcurso de la conversación, tiene 19 tatuajes: flores, cruces y poemas en los brazos, un ser fantástico en la pierna izquierda, inscripciones en las costillas y entre los dedos de las manos...

Casi todos fueron tatuados por un primo suyo cuya obra se propone reivindicar. Lo hará con un trabajo especial que está desarrollando con una amiga fotógrafa y que pretenden mover entre el incipiente sector de las revistas especializadas.

Artes escénicas

Toda esta literatura serigrafiada en su cuerpo es además, indirectamente, una ayuda para el otro trabajo con el que se gana la vida: el de integrante de la troupe del grupo pontevedrés Ghotic Circus, la exitosa escuela de artes escénicas que dirigen Pablo Méndez y Rebeca Santos.

Este colectivo artístico organiza espectaculares perfomances en las que se combinan acróbatas, números musicales... Un singular y exótico universo que ha permitido a la escuela pontevedresa dar el salto internacional. Sin ir más lejos, Kelly regresó hace unos días de México junto al resto de sus compañeros de acompañar en su gira mundial a Juan Magán, el artista latino que arrasa entre los más jóvenes. Y este fin semana se encuentra en Estambul para tomar parte en otro espectáculo, un frenesí vital en el que la joven dice encontrarse muy a gusto: «Es una vida ajetreada obviamente, pero soy joven y quiero aprovechar todas estas experiencias. Quizás más adelante, cuando tenga hijos, siente la cabeza claro».

Entretanto, apoya su carrera en la base física que adquirió de niña, tras diez años practicando danza, gimnasia rítmica y hasta kung-fu. El otro pilar para sostener su intenso ritmo de vida es una severa dieta alcalina que priva su existencia de un buen número de alimentos: carnes rojas, azúcares, cafeína, pan... «En realidad, es más fácil decir lo que sí puedo comer: carne blanca, pescados, fruta, futos secos y hortalizas».

¿Y ejercicio? «Tampoco creas que hago mucho. Estoy en un grupo de teatro, pinto, estoy escribiendo un libro, estudio inglés e italiano... Y tengo cuatro perros, que no cotizan a la Seguridad Social pero casi dan tanto trabajo como cuatro niños». Así, es evidente, se mantiene la línea.

Toda esta literatura serigrafiada en su cuerpo es además, indirectamente, una ayuda para el otro trabajo con el que se gana la vida: el de integrante de la troupe del grupo pontevedrés Ghotic Circus, la exitosa escuela de artes escénicas que dirigen Pablo Méndez y Rebeca Santos.

Publicidad

Comentarios 0