Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

El Gobierno prorroga hasta el 2073 la concesión de Ence en la ría de Pontevedra

La ampliación «permite el mantenimiento de más de 800 empleos en la ciudad y 5.000 en Galicia», según el Ministerio de Agricultura

Pontevedra / La Voz, 26 de enero de 2016. Actualizado a las 05:00 h. 109

0
0
0
0

Un mes y cinco días después de las elecciones generales y sin que todavía esté claro quién va a ser el presidente del Gobierno, el Ejecutivo en funciones del PP ha otorgado a Ence la prórroga de su concesión en la ensenada de Lourizán, en Pontevedra. El beneplácito del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente permitirá a la pastera seguir en la ría 60 años más, hasta el 2073 -la ampliación empieza a contar desde la tramitación de la primera solicitud empresarial, con fecha 8 de noviembre del 2013-. La concesión en dominio público marítimo terrestre, otorgada por el Gobierno de Francisco Franco el 13 de junio de 1958, vencía dentro de dos años, en el 2018.

Fue la pastera y no el departamento que dirige la ministra Isabel García Tejerina quien dio a conocer este lunes la noticia poco antes de las dos de la tarde a través de un comunicado. La prórroga suscitó una cascada de reacciones en la ciudad y en Galicia, tanto a favor como en contra de la permanencia. El ministerio declinó hacer valoraciones a preguntas de este periódico.

Según la resolución de la directora general de la Sostenibilidad de la Costa y del Mar, el plazo adicional otorgado a Ence supera los 50 años inicialmente previstos para este tipo de concesiones. Esos diez años a mayores hasta sumar los 60 están vinculados a la ejecución de una serie de inversiones en la fábrica de Lourizán cuantificadas en 61 millones de euros. Esas inversiones están previstas en un plan estratégico de la sociedad y se podrán ver ampliadas hasta 135 millones con una nueva planta de cogeneración de biomasa.

La decisión del ministerio, posible gracias a la reforma de la Ley de Costas de 1988 -también tramitada y aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy-, se tenía que conocer antes del próximo mes de marzo. Pero el Ejecutivo no ha querido agotar ese margen de cuatro meses y tampoco dar el paso por la vía del silencio administrativo, como se barajaba desde distintos sectores.

Ence Energía y Celulosa tiene claro por qué podrá seguir en su emplazamiento en la parroquia de Lourizán. Lo achaca a su «forte compromiso de investimento» en Pontevedra para llevar a cabo mejoras ambientales y operativas.

Normativa medioambiental

Según sus cifras, la prórroga permitirá el mantenimiento de más de 800 empleos en el municipio y 5.000 en la comunidad autónoma que dependen del funcionamiento de esta planta. Para la pastera, la nueva vida que tiene por delante la fábrica de Lourizán se debe también, apuntó, a que es un «referente medioambiental» de su sector en Europa y «cumpre folgadamente a esixente normativa medioambiental europea».

La empresa se comprometió a situar su planta de Pontevedra al nivel de la de Navia, en Asturias. «Ence non ha defraudar aos veciños de Pontevedra e a súa bisbarra, e comprométese a traballar coa maior responsabilidade pola calidade de vida dos cidadáns e para obter o apoio a súa actividade e permanencia por parte de toda a cidadanía», señaló en un comunicado.

La compañía considera que la prórroga es una buena noticia para Pontevedra por tres razones: por el empleo que va a generar, por el mantenimiento de la actividad del puerto de Marín, y para todo el sector forestal gallego. «Ademais ábrese a porta á creación dun maior volume de traballo na zona da man destes fortes investimentos que vai acometer a empresa», indicó. Ence siempre mantuvo la tesis de que el traslado de la fábrica a otra ubicación no era técnicamente viable.

Reacciones polarizadas

Como era previsible, el anuncio de la renovación de la concesión desató una cascada de reacciones, polarizadas claramente entre aquellos que defendían la continuidad de la pastera en el complejo de Lourizán y los que reclamaban la devolución de los terrenos a su estado original.

Colectivos empresariales, trabajadores y Partido Popular justificaron abiertamente la decisión del Ejecutivo en funciones de Mariano Rajoy por entender que supone una inyección de oxígeno para una comarca lastrada por el drama del paro, además de un fuerte impulso para el sector primario de la comunidad.

La posición de los detractores, sin embargo, podría abrir una brecha de cara al futuro en torno a la decisión divulgada ayer. Y es que la plataforma Ence Fóra, que agrupa al Concello de Pontevedra y a colectivos ecologistas y sociales de toda Galicia, anunció que plantará batalla en los tribunales para revocar una «decisión que non é firme». Hoy, en asamblea, estudiarán y harán públicas todas las medidas que se disponen a tomar para evitar una renovación contra la que llevan más de una década luchando.

Publicidad

Comentarios 48