San Tomé estrena este verano una escuela de pilotos de motos

Las clases serán en O Pereiro mientras se repara el viejo campo de fútbol

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La parroquia marinense de San Tomé dará este verano el salto del balón a la gran cilindrada y del fútbol al motociclismo. Chicho Lorenzo, el padre del internacional Jorge, ha fijado sus ojos en Marín como sede de su primera escuela de pilotos en Galicia, cuyo futuro director, Eduardo Torres, adelantó que espera iniciar las clases en junio en el campo de las fiestas en O Pereiro. Será una ubicación temporal mientras se acometen las mejoras necesarias en el terreno del antiguo campo de fútbol de San Tomé, la finca donde se formarán las futuras generaciones de aficionados pontevedreses y quizás más de un deportista famoso. Será la referencia gallega para los incipientes motoristas de dos a quince años, que acudirán a clase en horario de tarde.

El director de la Escuela de Pilotos Lorenzo Competición Pontevedra, Eduardo Torres, explicó que la selección de Marín se debió, entre otros factores, a que está bien comunicada por carretera con Vigo, Pontevedra y Vilagarcía, es un lugar céntrico y cuenta con una parcela de seis mil metros cuadrados que los comuneros de San Tomé están dispuestos a ceder por veinte años.

La finca elegida no está próxima a las casas y las minimotos que se utilizarán, de marca Polini, no causarán ruidos ni molestias excesivas al entorno.

El presidente de los comuneros, Daniel Rosales, explicó que las negociaciones están maduras y que solo falta darle forma final al contrato y su firma. Las obras necesarias, una vez obtenidos los permisos, se realizarán en seis meses. El acuerdo con los vecinos supone que los primeros cinco años serán una cesión gratuita y que por el resto del tiempo se pagará una cuota anual más el IPC.

Los comuneros defienden esta actividad como una forma de darle rendimiento a una parcela donde solo crecían toxos y árboles y a la vez situaría San Tomé en el mapa del motociclismo a nivel estatal.

Reutilización

El antiguo campo de fútbol lleva unos quince años sin utilizarse, pero parte de sus estructuras son reaprovechables. De hecho, el proyecto no contempla edificios nuevos, sino adaptar lo preexistente. En este sentido, es necesario un local donde poder alojar a los alumnos. Para esta finalidad, los antiguos vestuarios, algo reformados, cumplirán a priori los requisitos esperados.

Tampoco hay que modificar mucho la estructura del campo, porque su plataforma de asfalto sirve para los circuitos que se marcarán con conos. Asimismo, está previsto que se haga una valla perimetral para reforzar la seguridad de las instalaciones.

Saber más...