Hallan en el Lérez ejemplares del mejillón de río que se creía extinguido en estas aguas


Hasta hace escasos días, la presencia del mejillón de río o Margaritifera margaritifera en el Lérez solo era constatable en algunos tratados antiguos y muchos expertos creían que, al igual que ha ocurrido en otras partes del planeta, se había extinguido. Sin embargo, un reciente descubrimiento por parte de un técnico de Conservación de la Naturaleza de la Delegación de Medio Ambiente ha confirmado científicamente la existencia de esta especie en las aguas del Lérez a su paso por el municipio de Pontevedra.

El documentalista y naturalista Federico de la Peña precisó ayer que fue Fernando Rodríguez Brea el artífice de este importante descubrimiento, toda vez que se trata del «invertebrado acuático que más protección internacional tiene porque está en fase de extinción».

De hecho, antiguamente el mejillón de río era muy abundante en toda la Península Ibérica. A día de hoy, «la contaminación, la construcción de embalses y minicentrales, el purín y otros factores» han contribuido conjuntamente a reducir drástica y alarmantemente la población de este bivalvo.

En la actualidad se tiene constancia de poblaciones de esta especie en trece o catorce ríos gallegos, mientras que en el resto de España también se ha encontrado en cuencas fluviales asturianas y en un par de ríos de Zamora, así como en algunos enclaves del norte de Portugal. «Digamos que Galicia es el último reservón de esta especie», apunta Federico de la Peña.

Es tan frágil la situación en la que se encuentra que se ha optado por no concretar la ubicación de los ejemplares hallados en el Lérez y simplemente se indica que «es dentro del concello de Pontevedra».

El hallazgo de los mejillones Margaritifera margaritifera por parte de Fernando Rodríguez se produjo en el transcurso de la realización de una serie de muestreos por los ríos de Pontevedra. Así, se localizaron unos pocos ejemplares, entre los que, según trascendió, hay al manos un espécimen juvenil.

Esta última circunstancia podría llegar a ser un indicador de que existe una renovación, ya que una población vieja conlleva normalmente la extinción de la misma a medio o largo plazo. No obstante, los expertos consultados se mostraron prudentes y así Federico de la Peña matizó que es aún pronto para hablar de reclutamiento, esto es, que existen nacimientos de nuevos individuos que garanticen la perpetuación de la especie. «Haría falta realizar una serie de estudios para confirmar o no este extremo», precisó De la Peña.

Pesimismo

El reconocido documentalista se mostró pesimista, ya que si bien resaltó que el Lérez está considerado como uno de los mejores ríos de Galicia en calidad de agua o presencia de salmónidos, la construcción de minicentrales redunda negativamente en las poblaciones de Margaritifera margaritifera.

Se trata de un bivalvo que puede vivir cien años, aunque lo normal es que en Galicia lleguen a 70 u 80 años, y que pasa la fase larvaria agarrado a las branquias de salmones, truchas y reos, de tal modo que su supervivencia dependen en gran medida de la población de salmónidos. Tras esta fase larvaria, los especímenes se sueltan «y se fijan al sustrato. Viven como parásitos alimentándose de la sangre de los peces», apuntó De la Peña.

Votación
0 votos