Dos años de prisión para el autor de una cuchillada tras una disputa en un bar de Trives

La Audiencia de Ourense limita la acción a un delito de lesiones en vez del homicidio frustrado por el que la fiscalía pedía ocho años de cárcel


Ourense / La Voz 19/06/2017 18:08 h

En dos años de prisión, como autor de un delito de lesiones intencionales, ha concretado la Audiencia de Ourense su condena a un vecino de Trives de 20 años, Manuel N. A., para quien la fiscalía pedía siete años, once meses y veintinueve días de prisión por una tentativa de homicidio en concurso con un delito de lesiones. La tesis de la acusación era que Manuel había dirigido la puñalada hacia uno de los jóvenes y lo hizo con ánimo de matar, aunque no lo logró por haberse interpuesto en la trayectoria la otra persona, que fue quien resultó efectivamente herido. La pena incluye 5.600 euros de indemnización al lesionado y 3.000 euros al Sergas por los gastos médicos.

Arranca la sentencia la relación de hechos probados con un «pequeño incidente verbal» ocurrido sobre las seis y media de la madrugada del 14 de septiembre del 2015 en un bar de Trives. Los tres protagonistas del suceso discutieron. Instantes después, cuando regresaban a casa dos de ellos pasaron al lado del domicilio del acusado y observaron como alguien lanzaba objetos a la calle. Vieron que era el imputado, por lo que decidieron subir hasta su piso para recriminarle su proceder y ponerlo en contacto de sus familiares. «Tras llamar a la puerta, les abrió el acusado, que los recibió provisto de un cuchillo de cocina de veinticinco centímetros de longitud, el cual dirigió a sus oponentes, clavándosele a Roberto en el brazo derecho, penetrando tres centímetros en el mismo, abandonando ambos rápidamente el lugar», según el relato de la sentencia.

La sala considera que la intención del acusado «no fue más lejos que la de causar lesiones al perjudicado, a tenor de la zona corporal de la víctima afectada, entidad de la lesión, dinámica comisiva y demás circunstancias empleadas para consumar su acción». En tal sentido, añade, «resulta determinante tanto la conducta del procesado que, después de alcanzar en la extremidad superior al lesionado con el cuchillo, no insiste en despliegue de actitud ofensiva, cesando en su acción de inmediato, como de la conclusión valorativa de la Médico Forense en el plenario en punto a que la herida fue motivada por un pinchazo que supuso que el arma blanca penetrase en el brazo derecho de aquel en longitud de tres centímetros».

Votación
0 votos