El Concello de Ourense y Viaqua colaboran para detectar impagos del recibo y ayudar a vecinos en riesgo de exclusión

Una veintena de familias se beneficiarán de manera inmediata del convenio que pretende evitar cortes del suministro de agua


Ourense / La Voz 19/05/2017 20:25 h

El Concello de Ourense y Viaqua, la empresa concesionaria de la gestión del abastecimiento y saneamiento de aguas en Ourense, han firmado un convenio de colaboración que evitará que familias en situación de vulnerabilidad queden sin este servicio público por impagos. El protocolo, el primero de este tipo que promueve y firma la empresa con un concello gallego, servirá para establecer un marco de actuación ordenado a una serie de actuaciones que ya se venían realizando desde hace tiempo cuando la empresa tenía indicios de que los impagos podían tener como origen una situación pobreza o emergencia social y se ponía en contacto con el departamento de Servicios Sociales para comunicar esa sospecha, según aclaraba el regidor, Jesús Vázquez, durante la firma del acuerdo que tendrá una vigencia inicial de un año, prorrogable automáticamente en los sucesivos mientras una de las dos partes no decidan desvincularse. De forma inmediata la medida benefiará «a veinte familias que ya sabemos que están en esa situación», aclaró la concejala de Servicios Sociales Sofía Godoy. El responsable de Viaqua Julio Masid señaló que la cifra «en concreto entre 15 y 20 casos de impagos por situaciones de este tipo, es lo que venimos detectando y se mantiene desde hace tres o cuatro años». El responsable de la concesionaria en Ourense señaló que, aunque la labor ya se está haciendo, el protocolo permitirá agilizar aún más la identificación y localización de las familias que se encuentren en situación de pobreza energética y que no tienen posibilidad de asumir el gasto del consumo del agua para «evitar cortes en el suministro de un servicio público, que es el que nosotros gestionamos y para que nadie se quede sin este servicio básico», señaló Julio Masid. 

El regidor matizó que este acuerdo, que ha sido posible gracias a la actitud proactiva de la propia empresa, es un paso para poner freno a la pobreza energética entre los vecinos del municipio. «Como todo o mundo sabe a crise económica empeorou as condicións de moitísimas persoas que viven no limiar da pobreza e fixo que para moita xente os servizos básicos como a electricidade, o gas ou a auga se convirtan nun gasto difícil ou imposible de afrontar. É innegable que hai situacións de impago de facturas que son un indicio relevante para considerar que unha persoa se atopa nunha situación de vulnerabilidade», señaló agradeciendo a la empresa ese ejercicio de «responsabilidade e sensibilidade social» para identificarlas. 

Benficiarios.

El protocolo establece reducciones para familias numerosas y también se bonificará a las que acrediten su situación de vulnerabilidad social «que así o acrediten», en base a los parámetros que marca la ordenanza reguladora de emergencia social vigente a nivel municipal, según avanzó el regidor ourensano. Las gestiones para ser beneficiario de este convenio pueden iniciarlas las propias familias, acudiendo a la compañía suministradora o a los servicios sociales municipales, para comunicar que se va a dar esa situación de impago porque ya sabe que no va a poder afrontar el recibo. La empresa, además de las bonificaciones, que pueden alcanzar el 50 % de la cuota tributaria por el canon del agua y el coeficiente de vertidos, en el caso de familias numerosas; o incluso de un 100% para quienes están en situación de riesgo de exclusión social por tener ausencia o déficit grave de recursos económicos y en desempleo, o que jusfitiquen ser receptoras de una renta de integración social o ser personas perceptoras de pensiones no contributivas de invalidez o jubilación.

Pero si el impago ya se ha producido sin aviso previo de los usuarios,será la propia empresa la que dará parte a ese departamento municipal para tratar de buscar una solución. Una vez localizado el caso, los servicios sociales analizarán la mejor solución para la familia. «Y si ya se han agotado los plazos legales por impago, afrontaremos directamente el pago o, en algunos casos, lo asumirá la propia empresa», señalaba Sofía Godoy que recordó que si el caso se comunica con tiempo «podemos estudiar más la situación, porque cada familia es diferente, para buscar la mejor forma de solucionar su situación y tenemos tiempo para tramitar ayudas de emergencia social», explicó Sofía Godoy.   

Votación
0 votos