Imagen:

Ourense lidera el diseño de un plan para detectar la enfermedad renal

En la provincia se diagnostican anualmente entre 50 y 60 nuevos pacientes


Ourense / la voz

La insuficiencia renal es el mayor factor de riesgo cardiovascular. Las personas cuyo funcionamiento del riñón está entre 45 y 75 mililitros por minuto, por ejemplo, tienen cuatro veces más riesgo de tener un infarto o un accidente vascular. Esta es además una enfermedad muy prevalente entre la población y, lo más preocupante, muchos de los afectados desconocen que la padecen. Así lo aseguraba ayer el jefe de nefrología del CHUO, Alfonso Otero González, que apuntó que en la provincia la incidencia está entre 50 y 60 nuevos pacientes. Esa es la cifra de los que llegan diagnosticados a diálisis pero en ella no están todos los que son.

El primer estudio realizado en España sobre prevalencia renal oculta -que se desarrolló precisamente desde Ourense en su fase piloto-, ya constató hace más de una década que muchos pasan desapercibidos. «El 6,8 % de la población mayor de 18 años tiene distintos grados de insuficiencia renal y la desgracia es que no lo saben; y además hay un 45 % de las personas con esta patología que fallecen antes de llegar a la terapia sustitutiva de diálisis o al trasplante», apunta Alfonso Otero.

Esa realidad se vuelve más preocupante por otra constatación que ayer resaltaba el responsable del servicio en el CHUO: «La inmensa mayoría de las causas de esta enfermedad son evitables», señala. Los estudios han demostrado que la hipertensión está detrás del 24 % de los casos de personas que tienen esa patología, sin saberlo; otro 26 % son obesos, el 10 % son diabéticos y un 30 % tienen alteración metabólica del colesterol. «Todos esos problemas son evitables y con políticas de prevención primaria y secundaria, la incidencia de la insuficiencia renal sería mucho menor», asegura Alfonso Otero, que matiza que que las causas genéticas e inmunológicas que llevan a esa enfermedad representan escasamente el 5 %.

La realidad de esta enfermedad también se mide con dinero. Según los datos facilitados por el jefe de nefrología del CHUO, la atención a esta patología «consume el 2,5 % del presupuesto del Servicio Nacional de Salud para apenas un 0.04 % de la población». El nefrólogo del CHUO defiende la necesidad de una planificación estratégica del sistema sanitario para hacer frente a esta enfermedad que califica de «un gran problema de salud pública».

Ourense ha dado un primer paso en este sentido con el diseño de un sistema para facilitar localizar lo antes posible la patología que aspira a ser implantado en toda la red gallega y que ha contado con el trabajo conjunto de los nefrólogos, la cátedra de Ingeniería Informática del Campus de Ourense y el Sergas.

El proyecto permitirá que todos los médicos del sistema que vean a un enfermo en primaria o especializada y pidan un análisis de función renal reciban a través en la historia clínica del paciente datos como el grado de insuficiencia detectado en el enfermo. «El programa hará incluso una valoración de todos los factores de riesgo que la persona tenga añadidos, como obesidad o hipertensión; dirá también cuál es el grado de progresión que tiene la enfermedad o si los medicamentos que está utilizando pueden o no ser usados en ese paciente ya que algunos dañan el riñón; e incluso recomendará si debe derivarlo o no al nefrólogo», avanzó el jefe del servicio del CHUO. El objetivo es que este programa informático sirva de base para poner en marcha un plan de detección precoz.

Falta, eso sí, dinero para convertir en realidad el proyecto que ya está definido. «Tenemos el diseño, falta que nos concedan una beca para poder desarrollarlo», señalaba ayer Alfonso Otero.

Los nefrólogos gallegos debaten sobre si hay que aumentar las sesiones de diálisis

Precisamente hoy arrancan en Ourense el duodécimo Seminario Gallego de Enfermedades Renales -que este año coincide además con la celebración en la ciudad del congreso anual de la Sociedad Gallega de Nefrología- para el que desde este servicio del CHUO se preparó un programa de dos jornadas en las que se compaginará la presentación de comunicaciones sobre casos clínicos con talleres y ponencias divulgativas o análisis de la situación tanto de la patología como de la profesión en Galicia.

Según avanzaba el jefe de Nefrología del CHUO, que preside el comité científico de la cita, se analizará, entre otros asuntos, cómo prevenir la progresión hacia la insuficiencia renal a través de las nuevas líneas de tratamientos que en estos momentos están en fase experimental, o el modo de mejorar la tolerancia en el trasplante. Pero también se debatirá sobre la idoneidad de aumentar la frecuencia de la diálisis. Un asunto que se plantea, según señaló Alfonso Otero, ante la constatación de que «se producen más muertes de estos pacientes durante los fines de semana, lo que ha motivado que en algunos estados se estén cambiando los protocolos al respecto».

El congreso acogerá también la presentación de un registro sobre enfermedad poliquística en Galicia, desarrollado por los investigadores del hospital de Santiago de Compostela y en el que participaron todos los gallegos. Otero destacó ayer la importancia de esta herramienta «porque ya existen medicamentos que pueden modificar la progresión de la poliquistosis hacia la insuficiencia renal».

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdegalicia.es Port 80
Etiquetas
Ourense ciudad Santiago ciudad Campus de Ourense CHUO Trasplantes Sergas
Comentarios