Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

En libertad los dos detenidos por la muerte del cura de Vilanova dos Infantes

El caso sigue bajo secreto de sumario aunque ha trascendido que los arrestados se han negado a declarar

M. V.Ourense / La Voz, 18 de enero de 2016. Actualizado a las 13:10 h. 15

Ampliar imagen

0
0
0
0

Los dos hombres detenidos por su supuesta implicación en la muerte del cura de Vilanova dos Infantes han quedado en libertad con la obligación de comparecer cada 15 días en los juzgados. Los croatas Elvir F., de 37 años y residente en Ourense y su sobrino Arsen F., de 20 años y con domicilio en Barcelona, se negaron a declarar según ha trascendido, aunque el caso sigue bajo secreto de sumario.

Algunos vecinos, consternados por el crimen que sembró el pánico en la pequeña localidad, han increpado a los arrestados a su llegada a los juzgados.

Conocían la casa

Los investigadores sostienen que los dos hombres acusados de matar al párroco, Adolfo Enríquez, conocían bien al sacerdote e incluso habían estado en su casa en más de una ocasión. Barajan que los hombres habían acudido antes del crimen a pedir limosna al sacerdote, conocido por su enorme generosidad y su costumbre de ayudar a todo aquel que se lo pidiera, dando incluso cobijo en su casa a indigentes.

Eso sí, durante la jornada de ayer uno de ellos tuvo que ser trasladado al servicio de urgencias del complexo hospitalario de Ourense tras haber sufrido un ataque de ansiedad en los calabozos. Esto ocurría a las once de la mañana. Horas después, y tras ser atendido por los facultativos sin que se desatendieran las medidas de custodia por parte de los efectivos de la Benemérita, regresaba a las dependencias del cuartel de Santa Mariña. Pese a que apenas han trascendido detalles sobre el caso, sí se sabe que por el momento ninguno de los dos arrestados ha querido declarar en relación con los hechos.

El testimonio de algunos testigos presenciales, que habrían visto a los dos sospechosos en el lugar del crimen e incluso habrían podido identificar un automóvil, ha resultado clave para dar con su identidad. El cadáver del sacerdote fue hallado en un pajar de la casa rectoral. Se cree que falleció tras una brutal paliza.

Desconfianza en Vilanova

Mientras, los vecinos de la pequeña localidad, en la que actualmente residen entre 90 y 100 vecinos, se mostraban ayer aliviados por la detención de los sospechosos y por saber que nadie del pueblo estaba implicado. Todos recuerdan con cariño al párroco y la mayoría reconoce que tras diez meses de investigaciones -los hechos ocurrieron en marzo del 2015-, la desconfianza se había instalado en el pueblo. «En estos meses muchos vecinos se han hecho con perros para sentirse más seguros, sobre todo entre la gente mayor se ha instalado la desconfianza», reconocía ayer Manuel Riestra. Ahora todos esperan que la talla de la Virgen del Cristal, una pequeña imagen muy venerada en la comarca aparezca pronto. Nada se sabe de ella desde el crimen y se cree que su sustracción pudo desencadenar los hechos.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 6