Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Confiesa que robó 7.000 euros de la empresa de su madre y los gastó en prostíbulos y juego

El ladrón  se presentó voluntariamente en la comisaría para confesar que estaba muy arrepentido y avergonzado

Ourense, 08 de enero de 2016. Actualizado a las 23:20 h. 13

0
0
0
0

No es frecuente que el autor de un delito se presente voluntariamente ante la policía para confesar pero el arrepentimiento le llevó a hacerlo. La desaparición de siete mil euros de la sede de una empresa ourensana ubicada en la avenida de La Habana llevó a la socia propietaria de la firma a presentar una denuncia en la comisaría de la Policía Nacional. El dinero estaba repartido en sobres en distintos despachos de la compañía, pues pertenecía a varios socios que lo habían cobrado a sus respectivos clientes.

La oficina no había sido aparentemente asaltada. Todo estaba en orden y no  había signos de forzamiento. La denuncia se presentó el 4 de enero y solo tres días más tarde la policía ourensana pudo resolver el robo, gracias a la investigación y a la voluntaria confesión del autor. 

Los investigadores habían empezado a tomar declaraciones a los empleados del negocio. Una de las socias se dio cuenta de que le faltaba una llave de la oficina. Sobre ese punto se centró la investigación, buscando en el entorno de los copropietarios de la firma.

No hubo que esperar mucho para esclarecer lo ocurrido porque fue el propio ladrón quien se personó en la sede policial para confesar que había sido el autor. Y no solo eso, sino que este ourensano, de 33 años, era el hijo de una de las propietarias del negocio. 

El jueves a las ocho de la mañana, el autor confeso se presentó ante la policía para contar, de forma espontánea, que había robado el dinero de la oficina de su madre y que estaba muy arrepentido y avergonzado de ello. Manifestó que se había gastado el dinero sustraído en clubes de alterne de Vigo y también en salas de juego.

En ese momento fue detenido como autor de un robo con fuerza pues el apropiarse de una llave ajena tiene tal consideración en el Código Penal y puesto a disposición judicial el mismo jueves. El juez de guardia lo dejó posteriormente en libertad. El detenido carecía de antecedentes policiales por arrestos previos a este suceso.

Publicidad

Comentarios 2