Un cortometraje sobre la Veracruz recibe miles de visitas en Internet

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El coruñés Ignacio Benedeti es un cinéfilo empedernido, lo que le ha convertido en noticia en medios de comunicación de diferentes países. Su colección de cine de animación es la mejor de Europa, por lo que es un material demandado en festivales de todo el mundo, posee una sala propia de proyección y también una productora. De hecho Benedeti participó en la reciente edición del Festival de Cine de Málaga porque en el mismo se exhibía una película producida por IB Cinema, su empresa.

Película de cine

A todas estas facetas, Ignacio Benedeti suma la condición de ser un apasionado del celuloide. Y con película de cine, nada de digital, rodó el cortometraje El milagro de la Vera Cruz, un trabajo que incide de manera singular y devota en la construcción de la que se define como la «obra religiosa más importante del siglo XX en España», en la presencia de la reliquia sagrada -por partida doble, la astilla que motivó la construcción del templo y la pieza que donó más tarde la ourensana Angelita Varela, marquesa de Atalaya y Bermeja-, la magnificencia del proyecto en el que unieron sus esfuerzos Evaristo Vaamonde, Antonio Palacios y Rafael Otero (cura promotor, arquitecto y constructor del templo respectivamente) y en la descripción pormenorizada de los elementos más destacados del recinto.

Benedeti grabó su cortometraje, de algo más de 14 minutos, con película de cine: la emulsión Kodak Visión 500 (la misma que empleó, en 35 mm., Woody Allen para rodar Blue Jasmine). El trabajo se hizo en manual y el material se mandó a revelar en Alemania.

Visitas de países musulmanes

El realizador colgó su trabajo en la plataforma audiovisual Vimeo, sin promoción, y El milagro de la Vera Cruz se ha convertido en polo de atracción para descargas en más de 50 países, con la curiosidad que la gran mayoría son del mundo musulmán. En menos de una semana, desde que se subió a la red, el cortometraje registró miles de espectadores en España, Filipinas, Arabia Saudí, Egipto, India, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Irak, Palestina y Túnez (por orden de importancia en número de visitas). Curiosamente, en la primera semana no había visitas desde el Vaticano.