Las víctimas del edificio Magariños piden que se reabra la investigación

Recurren la decisión de archivar el caso de un incendio en una vivienda de O Carballiño, que se saldó con un muerto y cuatro heridos

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El 12 de noviembre del 2011 un incendio en el edificio Magariños de O Carballiño, iniciado en los contadores de la vivienda, sobresaltó a toda la población. Además de los daños materiales, el suceso se saldó con un fallecido y varias personas con serias quemaduras, entre ellas un niño menor de edad. Tras el suceso y después de abrirse diligencias en el juzgado de primera instancia Nº 1 de O Carballiño para esclarecerse los hechos -y haber presentado las familias de las víctimas denuncias contra los policías locales y la presidenta de la comunidad de propietarios por homicidio y lesiones imprudentes- el Juzgado decidió archivar ambos procedimientos. Sucedió el 25 de septiembre del pasado año.

Las familias de las víctimas y varias aseguradoras de las viviendas afectadas han presentado ahora ante la audiencia provincial un recurso para que se reabra el caso. Las víctimas consideran que no se practicaron todas las diligencias solicitadas por las partes y que la premura por archivarlo hizo que no figurase el informe emitido el 26 de octubre del año pasado por el laboratorio criminalístico de la Guardia Civil. En el informe, indican, que la causa del incendio es de carácter eléctrico, debido a encontrarse una de las fases del embarrado en el cuadro de contadores sobrecargada. Se indica también que fue manipulado por personal no cualificado. Por eso creen que la comunidad de vecinos, representada en su presidenta, es responsable de los sucedido.

Respecto a los policías locales, las víctimas aseguran que hubo desorganización por parte del cuerpo.

Explican que a la llegada al edificio, a pesar de haber «un pequeño hilo de humo», no se dispusieron a apagarlo ni procedieron a acordonar la zona para agilizar la entrada de los profesionales, sino que procedieron a ir piso por piso, obligando a los moradores a que bajaran por la escalera al portal, único lugar de salida y donde se encontraba el incendio, y que llegaron hasta el octavo piso, mientras que las llamas iban incrementándose. Añaden que hubo vecinos que al ver el humo del portal se metieron de nuevo en sus casas, desoyendo las instrucciones de la policía, y que no padecieron ninguna lesión. No fue el caso de la víctima mortal que falleció a consecuencia de la inhalación de humo y de los vecinos que sufrieron graves quemaduras por todo el cuerpo, entre ellos el menor.