Mouriño deja el Ayuntamiento de Celanova satisfecho por haberse inaugurado la AG-31

El exconcejal del PP dijo que su sueldo de 63.000 euros «igual non significa nada cando fixeches xestións que aportan cartos ao Concello»

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El Pleno de Celanova aceptó esta mañana la renuncia del exalcalde Antonio Mouriño, como concejal del PP. Mouriño es ahora diputado en el Parlamento de Galicia. La corporación municipal aprobó comunicar esta renuncia a la Junta Electoral Central y solicitar las credenciales para que ocupe ese puesto de concejal el número 8 de la lista del PP en Celanova, Manuel Recarey García.

«Non deixo de seguir traballando por Celanova, incluso agora desde o Parlamento», dijo Antonio Mouriño. Señaló que hace dos días recibió lo que él considera «a maior alegría da miña vida política de máis de vinte anos», refiriéndose a la inauguración de la AG-31. «Por fin o que semellaba un soño vímolo feito. A autovía achéganos máis a Ourense e a Europa.», añadió el exconcejal. Recordó que la autovía no hubiese sido tenida en cuenta por la Xunta si no estuviese en el plan estratégico de la provincia del año 2000, cuando Mouriño presidía el Inorde. «Eu dicía que era necesaria unha nova estrada. Se non loitas non o consigues. A miña etapa municipal acabou. Voume con orgullo e satisfeito desta etapa como alcalde», señaló. Tuvo palabras para la oposición, ahora mayoritaria: «Ás veces nos destes caña pero eso é un estímulo». Pidió a la corporación que trabaje por Celanova: «Merece a pena, este pobo que me respectou e mantivo como alcalde. Brindo a miña colaboración. Non fun capaz de facer máis».

Antes de sentarse entre el público, Mouriño aconsejó al alcalde, José Luis Ferro, tres cosas: gestión, dedicación y administración. Y añadió: «Ningún proveedor me pode decir na rúa que lle debemos algo. Voume moi satisfeito, sen rencor». Recibió un aplauso, y Ferro pidió que quedase constancia de las obras hechas por Mouriño siendo alcalde de Celanova. «Agardo que a túa saída da corporación non sexa un abandono e pedímosche que sexas embaixador de Celanova en Santiago de Compostela. Agradézoche a confianza que puxeches en min». Mouriño manifestó que en más de una ocasión fue criticado por su sueldo bruto de 63.000 euros y apuntó: «Cando fas xestións que aportan cartos ao Concello, se cadra 63.000 euros non significa nada».