Domingo de compras en la plaza de abastos

La apertura del mercado satisface a clientes y comerciantes

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

No hubo tanta gente como el domingo anterior, quizá por aquello de que en la noche de fin de año hay menos cenas caseras que en la de Nochebuena, pero en conjunto la experiencia de apertura de la plaza de abastos número 1 de la capital ourensana ha dejado un buen sabor de boca, tanto a los comerciantes como a los clientes.

Estos últimos son quienes defienden la medida con más entusiasmo. «El día 31 es muy complicado para todo; para aparcar y para comprar porque tienes que esperar más en la cola», cuenta Marisa Fernández. Junto a ella, en la zona de pescadería ?la más animada tanto en puestos abiertos como en compradores? Julio explica que este año ha relevado a su esposa en la gestión. «Yo el 31 trabajo, así que siempre le tocaba a ella venir y se me quejaba de que nunca tenía tiempo para ir a la peluquería y ponerse guapa para la cena», explica.

Loli, de Pescamar, cree que la medida «ayuda a dar un mejor servicio y la única pega que le veo es que deberíamos de haber puesto los carteles antes, porque mucha gente no se enteró».

Las ventas, sin embargo, no han compensado tanto el sacrificio de quedarse sin el día de descanso en otros sectores del mercado. «El domingo es para descansar, pero tenemos que venir porque nos arrastran las grandes superficies y al menos poder pagar los impuestos para que los políticos puedan cobrar el sueldo», comentan con mezcla de humor y resignación en una carnicería.

Emilio González, el presidente de los comerciantes, asegura que «en esta Navidad hemos dado una lección y ha sido una buena experiencia, por un lado para no dejarnos pisar por los más grandes, por otro para darles un mejor servicio a nuestros clientes facilitándoles las compras; pero además, y lo voy a decir alto y claro, este año hemos remontado un poquito». Para González la respuesta del público demuestra que los ourensanos aprecian «que el producto de la plaza de abastos sigue siendo el mejor y además estamos compitiendo muy bien en precio con otras grandes superficies, y yo animo a la gente a comparar esos precios para comprobarlo».