Y Dios descendió en A Ponteas

La cofradía de Frei Canedo celebró este año su primera comunión

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El humor no tiene edad

Una de las comparsas que más llamaron la atención en el desfile de la capital fueron estas divertidas y rumbosas caribeñas.

Impresionantes

María José lució con poderío su traje y fue la reina de la selva festiva.

La tradición también sorprende

Las Pitas de As Eiroás siguen llevando con orgullo su título de máscara oficial y asombrando a propios y extraños con su presencia en los desfiles capitalinos.

No fue un año más para el Entroido de A Ponte que desde hace una década impulsa la Asociación Cultural Frei Canedo. Primero porque ese aniversario animó a la singular cofradía a rendir homenaje a sus fundadores: los 22 vecinos que en 1992 se vistieron de frailes y procesionaron bajo un chaparrón considerable «de capilla en capilla» por los bares de este barrio de la capital. «Ahora somos más de setenta cofrades socios, cada uno con su papel», recordaba ayer el abad David Gesto. Se refiere a los personajes de Papa, obispo, legionarios, bomberos, guardias civiles y otras «fuerzas vivas».

El homenaje de décimo aniversario consistió en una primera comunión, tan irreverente y divertida como el resto de «actos solemnes» que empezando por la bendición del potefumeiro y terminando por los bautizos -este año ingresaron en la orden José María Cedrón, Gerardo Isla, Camilo Pérez y José González-, son ya una tradición en la cita pontina. También lo suele ser el pregón pero este año, tras el fallo de tres contactos -Moncho Borrajo, Iñaki Urdangarín e Isabel Presley, según el oficiante- «decidimos chamar directamente ó xefe, porque para algo somos o único carnaval como Dios manda».

Y entre aplausos, efectos especiales y música apocalíptica, Dios se materializó en el púlpito de A Ponte. Un divino hacedor que tras un tímido «hola» para nada acorde con su espectacular llegada, hizo reír al público que abarrotaba la carpa preparada para la ocasión contando sus días de esquí en Baqueira «con Juanca y Sofi» y su viaje desde Madrid a Ourense en AVE «porque vos non podedes, pero eu si, que para algo son Dios». Y tras el sermón, llegó el desfile, al que como es habitual se unieron las Romanas de A Ponte y muchos otros vecinos, antes de terminar con la cena de cofrades.

En familia es más práctico

Muchos de los grupos adaptaron sus trajes a las circunstancias familiares incluyendo modelos especiales para carritos con niño.

Juego de color contra el frío

Las comparsas demostraron este año que la imaginación y los motivos coloristas no están reñidos con las olas polares e idearon modelos tan vistosos como abrigados.

Imaginación contra la crisis

En ocasiones el mejor disfraz no es el más caro, como puede apreciarse en este grupo de gallináceas en rosa y malva que fueron de las más aplaudidas por el público.

Día grande para la máscara oficial. Este martes el centro de atención del Entroido en la capital ourensana se traslada al núcleo de As Eiroás. Por la mañana habrá pascalles con máscaras y música para preparar el ambiente de cara la Voda da Pita, una parodia de la boda de dos viudos a mediados del siglo pasado que está en el origen de la fiesta de este barrio. Será a las 13 horas y tras la comida con los novios habrá baile de disfraces con concursos y pasarelas a cargo de la orquesta D?Momento, hasta las 21 horas.

Última salida de Paquita y Nicanor.Los dos muñecos tradicionales del carnaval en Seixalbo también se despiden hoy a las 20 horas, con un último recorrido antes del ritual de la quema. Antes, a las 16 horas habrá recorrido de comparsas por las calles para finalizar en la plaza mayor de la localidad.

Animación musical. Para no solapar las dos citas anteriores, en el centro de la ciudad el programa se limita a la música y animación de las charangas Mucha Marcha y Chunda Chunda.

Incombustibles

Con piernas depiladas y pefectamente maquillado, Casiano volvió a brillar.