La Red Natura en Galicia: el mapa de la vergüenza


25/05/2016 05:00 h

La World Wildlife Fund (WWF) acaba de publicar un informe del estado de la Red Natura en España. El análisis, realizado por comunidades autónomas, utiliza cuatro criterios: amenazas, objetivos, medidas y financiación, y el resultado no nos deja en buen lugar. Siete comunidades autónomas suspenden el examen y Galicia es una de las cuatro que presentan graves deficiencias: le han llamado «el mapa de la vergüenza».

En general el diagnóstico negativo se basa en que los planes carecen de «objetivos claros, falta de concreción y medidas poco ambiciosas». En el caso gallego nos llevamos la peor valoración. Según las declaraciones de la responsable de WWF para Red Natura 2000 en España, el plan director de Red Natura en Galicia tiene un carácter general que propone medidas genéricas para todo el territorio: «Es, con diferencia, la peor planificación. Muchos coincidimos en que ni siquiera se le puede llamar plan de gestión».

Para que los lectores se sitúen, los planes de gestión son la herramienta básica que asegura la conservación de cada espacio protegido. Su objetivo es, además de dar seguridad jurídica, mantener en estado de conservación favorable los hábitats y las especies incluidos en la red, brindar oportunidades para dinamizar zonas rurales y generar nuevas actividades económicas, además de posibilitar la recepción de ayudas comunitarias, nacionales y autonómicas para conservación y desarrollo sostenible.

El informe pone la diana sobre las actividades que permite la Xunta, incluso en las zonas catalogadas como más sensibles: explotaciones de acuicultura, instalaciones no industriales de producción de energía, cultivos forestales, aumento de la edificabilidad, dragados, encauzamientos, desmontes o actividades extractivas pueden autorizarse en toda la red gallega. 

Pues bien, como he sostenido en otras ocasiones, el Plan Director de la Red Natura en Galicia, y no entraré en el contenido, que tiene su tela, no sirve absolutamente para nada, porque no se aplica. Nuestros espacios carecen de gestión alguna y, en muchos casos, uno se entera de que ha paseado por un espacio protegido cuando lee en la prensa las protestas por una tala o la construcción de una pista innecesaria. Es verdad que, en general, en Galicia no existe política de conservación, pero lo de la Red Natura es un auténtico desastre.

Un buen ejemplo de lo que digo lo tenemos en el denominado Ultra Trail que el próximo fin de semana se va a celebrar en O Courel, un espacio incluido en la red. Están inscritos varios cientos de personas y el recorrido atraviesa dos de los lugares de mayor valor de la sierra, la Devesa de Paderne y el Val das Mouras, con el consentimiento de los responsables de medio ambiente. Es obvio que existen recorridos alternativos, que los participantes no van a mirar plantas o animales, pero la ignorancia de la Administración no tiene fronteras.

Todavía estamos a tiempo de que la fiscalía de Medio Ambiente tome cartas en el asunto, empezando a cambiar así el camino de destrucción de nuestros espacios protegidos y el mapa de la vergüenza de la WWF.

Votación
36 votos
Tags