El puente

Riesgo de tsunami

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Poco a poco van cayendo los referentes que han marcado la convivencia de los últimos treinta años. La transición ejemplar o la Constitución de todos evidencian grietas que entonces se supeditaron al objetivo superior de construir un nuevo modelo de convivencia. El llamado milagro económico español se edificó con un excesivo porcentaje de ladrillo y el sector financiero que presumía de la mayor solidez quedó en evidencia en cuanto esta dura crisis sacó al aire la ligereza de sus encumbrados gestores y de quienes tendrían que haberlos controlado.

Cuando los referentes se tambalean y la crisis ha puesto al 27 % de la población en riesgo de exclusión social, nos encontramos con que las organizaciones en las que hemos puesto nuestra confianza no solo no aportan soluciones, sino que se convierten en uno de los principales quebraderos de cabeza.

Las sucesivas oleadas de basura exigen una depuración a fondo de un sistema de partidos alumbrado en la transición para fortalecer a unas organizaciones entonces extremadamente débiles. Pero para llevarla a cabo es imprescindible una voluntad que hasta ahora no se ve en la arena política. Ni en la forma de echar balones fuera ante las nuevas acusaciones, ni en sus miradas hacia otro lado ante un colapsado Tribunal de Cuentas que acumula años de retraso, ni en el silencio ante propuestas como la del fiscal superior de Galicia para poner en marcha mecanismos de prevención de la corrupción que ya funcionan en otros países.

Ante tal estado de cosas, cualquier pequeño aleteo de mariposa puede acabar provocando un tsunami de indignación popular de consecuencias imprevisibles.