Lugo culmina la restauración de su «Capilla Sixtina»

La catedral ha rehabilitado los ricos murales barrocos de su altar mayor y dos retablos de Cornelius

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La catedral de Lugo parece otra. La restauración del valioso conjunto mural que cubre su altar mayor, que fue pintado al óleo a finales del siglo XVIII por el maestro astorgano José de Terán y que estaba ennegrecido por el efecto de las filtraciones, la humedad y el humo de las velas de cera que iluminaron la seo durante siglos, ha dado paso a una explosión de luz y colores vivos que asombra al visitante que accede al templo.

Considerada como la Capilla Sixtina del barroco gallego, la obra representa una alegoría de la Iglesia sobre un cielo azul en el que «flotan» pinturas de papas, santos -uno de ellos es san Froilán, patrón de Lugo-, ángeles, obispos o reyes, junto con escenas teologales que ensalzan la justicia o la fortaleza, entre otras. El proyecto ha sido financiado por el Obispado y el Ministerio de Fomento, que ha aportado en torno a un millón de euros con cargo al 1 % cultural.

Aprovechando los trabajos, que han llevado a cabo una docena de restauradoras de Artelán subcontratadas por Resconsa, se han limpiado las bóvedas de piedra de las naves laterales y dos retablos de madera tallados por Cornelius de Holanda, uno de los escultores más destacados del Renacimiento. «O resultado é soberbio, a xente está quedando fascinada», destacó ayer el delegado de Patrimonio de la diócesis, César Carnero.

Pendientes de Patrimonio

Para completar la actuación en la parte central de la seo, Carnero avanzó que el obispado pagará la rehabilitación del retablo que preside el altar mayor. Los andamios ya están colocados y solo falta el permiso de Patrimonio. Confía en que la actuación pueda ser inaugurada justo antes del verano, con motivo del Corpus Christi.