Imagen:Francisco Cristóbal, en la zona de caja de la cervecería Agua de Luna

«Nos han hundido este verano»

La supresión del festival ha sentado como un jarro de agua fría en la avenida de Buenos Aires. Por culpa de la crisis, aseguran que este año lo esperaban más que nunca


A Coruña/la voz.

Enfado, frustración y resignación. Esta es la secuencia que más se repitió cuando los comerciantes y hosteleros de la avenida de Buenos Aires supieron que este año no se iba a celebrar el Noroeste Pop Rock. Contiguo a la playa, se trata de uno de los viales que más se beneficiaba económicamente del festival. «Es un mazado total, porque en esta zona lo vamos a sentir muchísimo», asegura Ramón Abeleira tras el mostrador de la cervecería Espuma.

Abeleira dice que el Noroeste Pop Rock era «lo que más vida le da a esta zona» y que propiciaba «días de lleno total durante toda la semana». No será así este año, pese a que muchos hosteleros lo esperaban ilusionados: «Nos han hundido el verano, porque muchos de nosotros con lo que ganábamos esos días compensábamos las pérdidas de otros. Ahora, nada, han estropeado el turismo del verano totalmente».

Abeleira no comparte el punto de vista del Ayuntamiento, ya que considera que el Noroeste es mucho más que un simple concierto. «Son más de 20 años de historia. No se puede llegar y, de pronto, decir que no tienen dinero cuando ves lo que se gastan en otras cosas. No es normal». También comenta que la repercusión económica del festival no se circunscribe a su calle: «Es todo. Si en esta zona hay 30.000 personas para ver un concierto, esas mismas personas se mueven por el centro, van a restaurantes, salen después de copas, viene gente de fuera. Todos somos los afectados».

Incomprensión

El mismo tono de indignación lo comparte Concepción Carro. Es la dueña de la charcutería La Familia, que, en los días de Noroeste, se hartaba a vender bocadillos y botes de bebida. «Para nosotros el Pop Rock siempre fue muy bueno. Con esta medida perdemos muchísimo dinero. Esta tienda solo funciona bien en verano por la zona en la que está. En invierno no».

Concepción piensa que situaciones como la suya «le dan totalmente igual al Ayuntamiento». Considera que «no cuidan al comercio tradicional, no lo respetan para nada y solo se acuerdan de nosotros para los impuestos y las elecciones. Pero también tengo clara una cosa, que está en nuestra mano que esto sea así o no».

Más comprensivo se muestra David Flores, responsable de la heladería Bulué. «Entiendo que recorten, pero creo que podían hacer ajustando los costes un poco y volver al espíritu original del festival basándose en los grupos locales y artistas que cuesten menos que los que estaban trayendo últimamente». Flores no quiere decir cuánto deja de entrar en caja debido a la medida adoptada por el Ayuntamiento, pero asegura que, en todo caso, se trata de «una caja importante, cinco o seis veces más que un día normal; al haber mucha gente siempre vendes más, pero tampoco quiero ser muy crítico».

Votación
3 votos
Etiquetas
Música Turismo Noroeste Pop Rock