Imagen:Carlos González-Garcés, en su despacho en el palacio municipal

«Esto solo es un paréntesis»

El edil de Fiestas considera que la ciudadanía «será comprensiva» con la decisión de cancelar el festival de la playa y afronta con optimismo el tijeretazo presupuestario


A Coruña/la voz.

El concejal se Fiestas Carlos González-Garcés vivió ayer un día agridulce. Confirmaba dos noticias con signo radicalmente distinto. Por un lado pudo, al fin, dar sonriente respuesta a uno de los principales reproches que el público tenía hacia a su gestión: la ausencia de figuras internacionales. Acto seguido, pasó el mal trago de certificar que, en efecto, este año Riazor solo se iba a escuchar el ruido del mar.

-¿Sintió un cierto alivio el día que supo que estaba cerrado el concierto de Supertramp?

-Tuve sensaciones contradictorias. Primero, la satisfacción de traer un concierto internacional, de un grupo incuestionable. Pero no es menos cierto que también hay una sensación de responsabilidad porque lo que plantea Supertramp es muy diferente a los últimos años. Es un concierto en un recinto cerrado y de pago, pero estoy muy ilusionado.

-¿Esperaban las dificultades económicas con las que se han encontrado?

-Sinceramente, hace un año nadie esperaba que íbamos a tener que tomar medidas tan drásticas en Europa. De cualquier modo yo, que soy un defensor del estado de bienestar, considero que aún siendo importantes las fiestas no lo son tanto como la educación o las cuestiones sociales. Aunque me afecte, soy muy comprensivo con ello.

-El grupo crítico que se manifestó el año pasado hablaba de reducir días y artistas para la supervivencia del Noroeste.

-Bueno, yo siento la decisión por las 100.000 personas que fueron el año pasado a Riazor, no por grupos muy reducidos que han salido a la prensa. Incluso yo les diría, con todo respeto y cariño, eso de zapatero a tus zapatos. Mi grupo de asesores me dicen lo que puedo y debo hacer con las circunstancias que se dan. Las opiniones que dan estos chicos, técnicamente, se responden fácilmente.

-Pues hágalo.

-Esto no depende solo de días o de conciertos, sino de infraestructuras. Los conciertos requieren un gasto enorme, se utilicen uno o 27 días. No se reduce el coste por usar dos días, es al revés. El coste por día es mucho más elevado si se hace un día que dos o tres, porque el reparto va disminuyendo. También, hay que decir que si se hace un concierto con unos grupos que congreguen a poca gente sería un absoluto despilfarro. Hay que dividir el coste total de un espectáculo por el número de espectadores que acuden a él.

-¿Los recortes se harán en los toros, música clásica, folclore, etc... o solo en el Noroeste?

-Vamos a ver. Supongamos que tengo que reducir un millón de euros. Por lógica, es más fácil y justo reducirlo en unos espectáculos concretos, como el Noroeste Pop Rock que cuesta 700.000 euros, y mantener otro tipo de fiestas con coste menor. Reducirlas una a una supondría un desencanto social muy fuerte. Además, hay elementos que ya contratados. No se pueden retocar cosas como la Feria Medieval, el festival de Casas Regionales o los toros porque están cerrados.

-¿Cómo espera que se lo tome la ciudadanía?

-La gente es comprensiva. No es la primera vez que ocurre, esto es solo un paréntesis. Ahora sería ilógico hacer un gasto semejante en unas fechas coincidentes con el festival de Santa Cristina.

-El Noroeste no tiene una fecha fija, se podría mover.

-No tiene fecha fija, pero tradicionalmente coincide con ese fin de semana. Se podría haber movido, si hubiera un sinfín de circunstancias que hicieran factible ese movimiento.

-Vamos, que si hubiese dinero se haría independientemente de la existencia del África Express

-No sea malo, que yo no me escapo. En la hipótesis de que tuviésemos muchísimo dinero, la gente entendería que lo hiciésemos, pero ahora hay que recortar con cosas que se pueden sustituir. Si este año hay poco dinero y el Xacobeo cubre ese ámbito, pues se hace así.

Votación
12 votos
Etiquetas
Música África Playas Noroeste Pop Rock Xacobeo