Publicidad
0
0
0
0

Business angels, una alternativa de inversión para las nuevas pymes

Este inversor privado proporciona capital pero también experiencia a aquellos autónomos que están iniciándose en el mundo empresarial

La Voz 04 de agosto de 2015. Actualizado a las 17:18 h. 0

0
0
0
0

Las pymes cada día escuchan hablar más de él, y sin embargo son muchas las que todavía desconocen cuál es exactamente su función. La figura del business angel ha llegado al mundo empresarial para quedarse. Este término anglosajón se ha comenzado a utilizar para definir a un inversor privado interesado en participar en nuevos proyectos empresariales que aporten valor añadido a sus inversiones. 

Los business angels, que se están convirtiendo en una de las formas de financiación preferidas por las pymes que están dando sus primeros pasos, son inversores que proporcionan capital a cambio de una participación que oscila entre el 15 y el 40 % de la sociedad en la que invierte sus recursos. Pero su aportación no se resume en un mero apoyo económico. Estos inversores aportan «conocimientos, contactos y sobre todo confianza a proyectos emprendedores en sus etapas iniciales». Según explica a Basepyme Antoni Abad, presidente de Esban (Red Española de Business Angels), generalmente este tipo de inversores son empresarios o emprendedores altamente cualificados que cuentan con una trayectoria empresarial contrastada: «Los business angels se sirven de su capital, conocimientos y contactos para generar valor en proyectos empresariales ajenos».

La mayor parte de nuestro tejido empresarial está compuesto por pymes que en sus inicios se topan con un camino lleno de dificultades para poder acceder a la financiación. Es en este contexto en el que figuras como la de los business angels permiten conseguir el apoyo que toda pequeña empresa necesita cuando se lanza a la aventura del emprendimiento. «Invierten entre 50.000 y 300.000 euros en empresas en etapas iniciales con altas expectativas de crecimiento», explica Antoni Abad, quien además añade: «A cambio, el emprendedor tiene acceso a la gasolina necesaria para el arranque de su proyecto, y a conocimientos, contactos y sinergias empresariales que, de otra manera, le sería imposible acceder».

Una de las grandes diferencias que hay entre los inversores tal y como los conocemos hoy en día y un business angel es el fin que persiguen cada uno de ellos. Y es que, mientras que el primero busca aumentar el valor de su inversión a través de la rentabilidad financiera, el nuevo inversor pretende intervenir también en la generación de valor para la empresa en la que ha decidido invertor. «Al business angel le gusta involucrarse, pero sin interferir, y su figura es mucho más activa que la de los otros inversores en lo que respecta al día a día de la empresa. En cuanto a la rentabilidad, el business angel busca permanecer en la compañía para seguir aportando valor o salir al cabo de un tiempo».

En España todavía nos queda camino por andar hasta llegar a normalizar la presencia de esta figura, sin embargo, las cifras que se presentaron este año son bastante halagüeñas. La actividad que desarrollan en nuestro país se encuentra en fase de crecimiento y consolidación: «España fue el segundo país europeo con más operaciones realizadas por business angels en el 2014, por detrás del Reino Unido y por delante de Francia, con destacada presencia en sectores como Internet, movilidad y las TIC». Los expertos se suman a la opinión del presidente de Esban: la fiscalidad todavía sigue siendo una asignatura pendiente en el tema de los business angels. «En materia de exenciones y deducciones fiscales en la declaración de la renta de los inversores, España se encuentra muy por detrás de países líderes en este tipo de financiación, como Holanda o el Reino Unido».

De cara al futuro, Andoni Abad cree que «la recuperación económica y la fortaleza del acercamiento entre los países miembros de la UE, nos acerca a un gran mercado de inversión a escala europea. No es un camino rápido ni una realidad a corto plazo, pero la tendencia es clara y el progreso es imparable».

Publicidad

Comentarios 0