Galicia rompe el techo de cristal

La Xunta invertirá 100 millones de euros para desarrollar medidas que impulsen el papel de la mujer en el mercado laboral

.

Redacción / La Voz 18/06/2017 05:00 h

El Viejo Continente peina en la actualidad más canas que nunca. Esto sucede, entre otras cosas, por el bajo índice de natalidad y los nuevos modelos de familia en los que empiezan a despuntar los hogares unipersonales. Si esta situación se examina solo en España, los datos no son más halagüeños que en el conjunto de los países europeos. Y, ya en Galicia, comunidad que arrastra desde hace varios años un saldo vegetativo negativo, la situación tampoco pinta bien. Ante esta tesitura, y teniendo en cuenta que los datos avalan que a las mujeres les cuesta más obtener unas condiciones laborales óptimas que a los hombres, algo había que hacer. Y la Xunta se ha propuesto de objetivo el 2020 para paliar esta situación. De esta manera se contribuye a seguir reforzando una situación en la comunidad que, lejos de ser la ideal, es mejor que en el conjunto de la media nacional.

Dentro de la población activa de Galicia, el género femenino sigue estando en inferioridad de condiciones tanto en la tasa de actividad como de ocupación. Por otro lado, los marcadores demuestran que la mujer sigue arrastrando el peso de los trabajos parciales -en buena medida, porque es la única solución que muchas madres encuentran para poder conciliar-. Sin embargo, la nueva iniciativa de la Administración autonómica, el programa Emprega en femenino, dotado con 100 millones de euros hasta dentro de cuatro años, desarrollará medidas que impulsen el papel de la mujer en el mercado laboral para afinar la todavía gruesa línea que las separa de los hombres en lo que a oportunidades se refiere. Así, con una inversión anual de 25 millones, esta hoja de ruta incluye cuatro ejes de actuación con propuestas innovadoras que faciliten su incorporación profesional, su desarrollo, la igualdad en la empresa y el apoyo al emprendimiento, todo esto para conseguir sacar del paro a 46.000 gallegas.

el filón de la ciberindustria

Para romper el techo de cristal, la misión se basa en conseguir que la tasa de empleo femenino aumente en dos puntos: llegar al 75 % de las mujeres asalariadas con contrato indefinido, prestando especial atención a nuevos sectores estratégicos; situar el empleo autónomo entre las mujeres en un 21 % de las afiliadas, es decir, cerca de dos puntos más que en la actualidad.

Entre estas medidas, el Ejecutivo de Feijoo refleja la importancia que hoy en día tiene la industria 4.0 como nuevo caladero para llegar a la tan demandada equidad laboral. Este campo, también conocido como ciberindustria, representa la cuarta ola de avances tecnológicos y describe la implementación de las nuevas tecnologías con el objeto de integrar diferentes procesos de ingeniería y negocios, permitiendo una mayor eficiencia y flexibilidad, con bajos costos y alta calidad. No es baladí la puesta en valor de esta nueva ola tecnológica para las mujeres, ya que todavía son pocas las jóvenes que arriesgan y se decantan por una ingeniería -en Informática en la UDC, por ejemplo, la tasa del grupo femenino ronda el 15 %- por el estigma que rodea a este tipo de empleos.

madres paradas

Por otro lado, para facilitar la incorporación de la mujer al mercado laboral, equilibrando su participación, Emprega en femenino incluye, entre sus medidas destacadas, incentivos para la reincorporación de madres paradas de larga duración, un incremento del 25 % de los incentivos a la contratación de las mujeres y la vinculación de acciones de orientación laboral con el ámbito de la formación. Se potenciará, asimismo, la certificación de profesionalidad para las mujeres que deseen incoporarse a un trabajo.

La Consellería de Economía, Emprego e Industria, además, fomentará el desarrollo profesional del colectivo femenino con la primera edición del programa Excelsia para formar nuevas tituladas, tanto universitarias como de FP, en puestos intermedios. Pero también se contempla el acceso, en muchas compañías blindado, de las mujeres a la cima de la dirección. Para ello, se celebrará una nueva edición de Executivas, que permite a las desempleadas formarse para alcanzar estos puestos y donde se realizan talleres para que cada participante pueda elaborar su marca personal.

En cuanto a la meta de alcanzar la igualdad en la empresa y permitir la conciliación familiar, desde el Gobierno autónomo se llevarán a cabo campañas de sensibilización, se favorecerá la contratación pública en Responsabilidade Social Empresarial y se realizarán nuevas medidas contra la brecha salarial en Galicia, que afecta, fundamentalmente, a las menores de 30 años.

Las mujeres son un colectivo prioritario para la Xunta, que en el último año logró reducir el desempleo en un 7,22 % y aumentar la contratación indefinida. Pero, ¿cómo es la mujer trabajadora gallega hoy en día? Por norma general, cuenta con una titulación media en educación secundaria o superior y es, a tenor de los últimos datos, más emprendedora que en el resto de España. De hecho, las emprendedoras se consolidan en un 49,7 % en Galicia frente al 40,04 % del conjunto del país. Además, el 42,2 % de los autónomos de la comunidad son mujeres, frente al 34,9 % de la media nacional.

Acortar la brecha salarial, que afecta sobre todo a mujeres menores de 30 años, es un objetivo prioritario

Para aumentar la tasa de empleo femenino, la Xunta presta especial atención al sector de la industria 4.0

la apuesta económica

100

Los millones que invertirá la Xunta de aquí al 2020 para desarrollar medidas que impulsen el papel de la mujer en el mercado laboral.

el objetivo

75 %

En la hoja de ruta, el objetivo marcado es aumentar la tasa de empleo femenino y llegar al 75 % de las mujeres asalariadas con contrato indefinido.

incentivos

25 %

«Emprega en femenino» incluye un incremento del 25 % de los incentivos a la contratación de mujeres y a la vinculación de acciones de orientación laboral con el ámbito de la formación.

Votación
0 votos
Comentarios