Dame un enchufe, no gasolina

La empresa viguesa Inova Labs presentará en la Green Energy Ports Conference un proyecto para que los barcos usen electricidad mientras están atracados

$tituloImg.$pieImg

Redacción / La Voz 19/06/2017 05:00 h

Entre los días 27 y 29 de este mes, Vigo albergará la conferencia internacional sobre tecnologías energéticas verdes en puertos, oficialmente, la Green Energy Ports Conference, organizada por la Autoridad Portuaria de la ciudad olívica. La cita servirá para que expertos de todo el mundo expongan las últimas innovaciones ideadas para reducir la contaminación que producen las terminales portuarias y los barcos que atracan en ellas.

Y ahí estarán Klaas Wurzburg y Mercedes Mella, de la empresa viguesa Inova Labs, para presentar un proyecto para la implantación de un sistema de suministro de energía eléctrica en los puertos para alimentar a los buques mientras permanezcan atracados, y evitar así la contaminación que producen los motores auxiliares en funcionamiento. Un crucero como el Harmony of the Seas, que recala habitualmente en Vigo, consume una media de 110.000 litros de gasoil al día.

El estudio fue un encargo de Puertos del Estado e incluye la instalación práctica en once terminales españolas, una de ellas, la de Vigo. Para ahí, Wurzburg y Mella proponen construir una barcaza como la de la imagen anexa. Dentro de ella se instalaría un equipo de generación eléctrica, a partir de gas natural, que sería el encargado, a su vez, de abastecer de energía a los buques atracados a puerto. De esta manera, estos podrían apagar sus motores auxiliares y alimentar sus necesidades de funcionamiento con electricidad suministrada desde la barca. La nave tendría que contar para ello con enchufes de alto voltaje en cubierta. Los investigadores estiman que solo el sistema de generación precisaría de una inversión de entre uno y dos millones de euros, mientras que la adaptación de los barcos costaría en torno a 100.000 euros.

Esta alimentación eléctrica casi acabaría con las emisiones contaminantes provocadas por los motores de combustión. Así, según detallaron Klaas Wurzburg y Mercedes Mella, se reducirían en un 96 % los óxidos de nitrógeno; en un 36 %, los de azufre; en un 45 %, los de dióxido de carbono; y las partículas, en un 68 %.

Red terrestre

El estudio sobre el uso de energía eléctrica en los barcos que permanezcan atracados en los puertos incluye también la opción de utilizar la red eléctrica terrestre. En este caso, las instalaciones portuarias deberían ampliar la potencia y colocar transformadores, entre otras adaptaciones. En este caso, los buques se enchufarían a la red general en tierra.

Los expertos de Inova Labs subrayan que este estudio parte de una nueva directiva comunitaria que insta a los Estados miembros a buscar combustibles alternativos para el sector marítimo.

Melilla ya lo tiene

En España, solo el puerto de Melilla utiliza este sistema eléctrico de alimentación a los buques atracados, aunque el de Tenerife ha iniciado el proceso para implantarlo, entre otros. En las terminales de los países nórdicos, como Suecia, sí está más extendido.

Inova Labs también presentará en la Energy Ports Conference el llamado proyecto Samuel, impulsado por puertos franceses y españoles, entre ellos, Gijón y Vigo, para extender el uso del gas natural en el negocio marítimo. Para la terminal olívica, Wurzburg y Mella proponen un doble uso para la barcaza. Además de generar energía eléctrica y suministrarla a los buques, también llevaría incorporado un depósito de gas natural para abastecer combustible a las naves que utilizan ese combustible.

Votación
5 votos
Comentarios