La muda de 3 metros de la culebra de Sarria es de especie foránea y frecuenta As Ínsuas

Tres personas avistaron a la serpiente de gran tamaño en los últimos días

.

lugo / la voz

Los técnicos de Medio Ambiente de la Xunta realizaron un exhaustivo análisis de la muda de serpiente de casi 3 metros de longitud que fue encontrada el pasado 11 de agosto en las inmediaciones del río Celeiro. La conclusión de su estudio es que la piel pertenece a alguna especie foránea, ya que en Galicia no existen ejemplares que se aproximen a estas dimensiones. Los expertos no lograron averiguar con exactitud la especie del ofidio al faltar por completo el trozo de piel correspondiente a la cabeza.

Uno de los aspectos del hallazgo que más sorprende a los técnicos es el buen estado en el que se encuentra la muda, prácticamente intacta. Lo habitual es que los ofidios se froten contra objetos o superficies duras para que les resulte más sencillo desprenderse del pellejo y que por lo tanto quede bastante dañado. Por este motivo, una de las posibilidades sobre las que se especulaba es que el ejemplar fuera de algún vecino que lo tenga en un terrario y que tras mudar en cautividad su propietario arrojara la muda a la maleza.

Esta hipótesis contrasta con el testimonio de las primeras personas que vieron la piel y que aseguran que estaba enroscada en el suelo y que no daba la impresión de que nadie la hubiera abandonado a sabiendas en este lugar.

La zona en la que se realizó el hallazgo, cercana al puente sobre el río Celeiro más próximo a la estación de ferrocarril, estuvo durante meses cubierta por completo por la maleza. El 11 de agosto cuando apareció la muda acababan de desbrozar el lugar y por lo tanto todos los indicios conducen a que el animal perdió la piel después de que se limpiara la zona, ya que si hubiera estado allí con anterioridad sería destrozada por la desbrozadora.

«Es imposible que estuviera allí antes, ya que al cortar el césped no hubiera quedado intacta y también es complicado que se encontrara en forma de espiral como suelen colocarse las serpientes», explicó una de las primeras personas que llegó al lugar en el que apareció la piel del ofidio. 

La vieron tres personas

Pero la sorpresa fue que en el último mes hasta tres personas, dos hombres mayores y una mujer confirmaron que habían visto al animal. Los ancianos la vieron en las inmediaciones de la zona de As Ínsuas y explicaron que la serpiente estaba devorando un ratón. En los tres casos destacan el enorme tamaño del reptil. El avistamiento más reciente se produjo hace alrededor de dos semanas.

Una de las posibilidades que se barajan tras confirmarse que se trata de una especie exótica es que alguna persona que reside en las inmediaciones del río Celeiro la adquirió cuando era pequeña y procedió a abandonarla cuando comprobó que el animal iba a alcanzar un tamaño casi gigantesco.

Votación
5 votos
Comentarios