Un vertido mata miles de alevines y truchas cerca del río Miño

El suceso tuvo lugar en un arroyo de Outeiro de Rei, y el mayor problema se descubrió junto a la desembocadura

$tituloImg.$pieImg

lugo / la voz 03/04/2015 10:59 h

Un vertido en un arroyo de Robra, que posiblemente se produjo el pasado miércoles, fue el causante de la muerte de miles de ejemplares de peces entre truchas adultas y alevines.

La presencia de los animales muertos fue detectada por una pareja de pescadores que se encontraba en la zona y que inmediatamente dieron el aviso a los agentes de la Guardia Civil. En pocos minutos una patrulla del Seprona y personal de Medio Ambiente de la Xunta se personaron en el lugar y constataron que se había producido la muerte de miles de peces. A la zona también acudieron miembros del gobierno local de Outeiro de Rei.

El tramo en el que aparecieron ejemplares muertos es el que se encuentra ya cerca de la desembocadura del arroyo en el Miño, en lasa proximidades del área recreativa de Santa Isabel.

La presencia de los animales en el agua no era fácil de detectar, ya que cuando llevan alrededor de 24 horas muertos se hunden y quedan atrapados en el fango del lecho del río, hasta que vuelven a flotar pasados unos días. El lugar en el que se registro una mayor mortandad fue en la confluencia entre ambas corrientes en la que se encontraba grupos de decenas de truchas y alevines muertos.

Los representantes de una empresa láctea situada en la zona manifestaron, al ser consultados, que el agua en las inmediaciones de la fábrica estaba transparente según las pruebas efectuadas y que disponían de poca información sobre el caso.

Los agentes encargados de realizar las diligencias tomaron muestras de varios lugares en los que hallaron ejemplares muertos, y ahora estudiarán si el caso constituye un delito medioambiental.

Votación
11 votos