Los machos y las novillas de rubia galega batieron récords en la feria de Adai

Uno de los ocho ejemplares subastados por Acruga superó los 3.000 euros

La exposición de ganado tuvo lugar en el recinto ferial y en carpas.
La exposición de ganado tuvo lugar en el recinto ferial y en carpas.
la voz

Satisfacción es la palabra que podría definir el estado de ánimo de muchos de los ganaderos lucenses que participaron en la Subasta Nacional de Rubia Gallega celebrada ayer en el recinto ganadero de Adai (O Corgo) y en la que los machos de la raza autóctona batieron récords de cotización. Los ocho que se subastaron alcanzaron precios altos, con una media de 2.450 euros, y uno de ellos llegó a superar los 3.000 euros. «Hubo mucha competencia, subastas disputadas y un total de 45 tarjetas de posibles compradores», destacaron desde la asociación de criadores Acruga, impulsora de la cita y que presentó a la puja dos ejemplares. La subasta de las hembras fue algo más dispar, ya que seis quedaron desiertas, pero otras alcanzaron los 3.100 euros. La venta de vacas también logró buenas cotizaciones, con un precio medio que rondó los 2.100 euros.

La exposición de más de cien ejemplares de raza rubia gallega y la subasta congregaron a numeroso público y a muchos compradores. la mayoría, de municipios lucenses, pero también procedentes de Touro, Cedeira, Melide, Frades y O Pino, en A Coruña; o Lalín y Agolada, en Pontevedra. En opinión del presidente de Acruga, César Dorado, desanimaron la compra de pastos la sequía, «porque se carece de pastos», y los bajos precios de la carne. Pese a todo, resaltó, la feria de Adai «está en uno de sus mejores momentos», como destacaron las autoridades que intervinieron en la feria. En la cita se rindió un homenaje especial al veterinario Luciano Sánchez, que fue asesor de Acruga durante más de 45 años, y fallecido recientemente.

crónica subasta y concurso nacional de la asociación de criadores

Votación
0 votos