La marcha tardía de los vencejos retrasó los trabajos de limpieza de la muralla

Los pájaros se fueron varias semanas más tarde de lo habitual debido al calor


lugo / la voz

La tardía marcha de los vencejos retrasó los trabajos de limpieza de la vegetación de la Muralla de Lugo. El monumento Patrimonio de la Humanidad estuvo durante los meses fuertes de visitantes totalmente cubierto de maleza en algunos tramos, dando una imagen de desatención, al estar paralizadas las actuaciones debido a la presencia de una de las colonias más numerosas de vencejos del norte de España. La Xunta se comprometió con la Sociedad Española de Ornitología a no dar un paso en los trabajos de restauración y cuidado del gran monumento para no interferir en la reproducción de las aves que llegan a la ciudad a principios del verano, procedentes de África donde pasan el invierno.

La Xunta adjudicó los trabajos de limpieza a una empresa que subcontrató con otra la retirada de las numerosas especies vegetales que crecen entre las piedras. Semanas antes de la marcha de los pájaros ya estaban disponibles todos los permisos para el inicio de las operaciones, pero el personal tuvo que esperar a la marcha de los pájaros que, este año le cogieron el gusto a la ciudad. Solían emprender viaje en la última semana de agosto, pero posiblemente por las altas temperaturas que se registraron, no lo hicieron.

Ornitólogos y técnicos revisaron el monumento ya muy entrado este mes y se encontraron con que todavía quedaban algunas parejas que anidaron en las paredes. La bajada de las temperaturas en estos últimos días sirvió para que las aves iniciasen definitivamente el largo recorrido hasta tierras africanas.

Los trabajos de limpieza estuvieron paralizados, no así algunas actuaciones realizadas en el cubo sexto por motivos de seguridad. En este caso la empresa que realizaba los trabajos colocó nidos para perjudicar lo menos posible a las aves que ya forman parte del paisaje veraniego sobre la muralla.

Finalmente, operarios vestidos con trajes especiales blancos y protección para los productos químicos, iniciaron las operaciones de limpieza que realizan en las primeras horas de la noche. Podrían demorarse varias semanas porque hay muchas hierbas para retirar.

 Estudios desde 1977

El control del crecimiento de la vegetación del monumento lleva años siendo motivo de estudios que comenzaron en 1977 y que se complementan con los relativos a la búsqueda de aquellos productos químicos que podrían ser más adecuados.

Los profesores de la Escuela Politécnica de Lugo, Antonio Rigueiro y Elvira Díaz investigaron qué sistema sería más eficaz para erradicar las malas hierbas. Concluyeron que es el químico es uno de los más adecuados, por encima del arrancado manual, la siega o el uso de calor, aunque ensayan otras alternativas.

 

La partida de 780.000 euros habilitada por la Xunta se acaba este año

Los 780.000 euros que la Xunta destinó para garantizar la conservación de la Muralla de Lugo se acaban este año. La Consellería de Cultura tendrá que habilitar una nueva partida. La cantidad que se destinará en los próximos años es una cuestión que tiene muy pendientes a los responsables de algunos colectivos que consideran que el ejecutivo autonómico no consigna el presupuesto que debería para un monumento de las características e importancia de la muralla. En este sentido existen discrepancias sobre el dinero que se llevan algunos monumentos de Santiago y el que recibe el emblema de la ciudad lucense.

Fuentes de Cultura indicaron que desde el año 2011 vienen llevando a cabo actuaciones dentro de los denominados planes de mantenimiento. Destacaron, asimismo, la inversión efectuada en la instalación de un ascensor de acceso y los trabajos de la zona de la Porta Miñá, así como la colocación de una red de luminarias en el adarve. En su momento el conselleiro Román Rodríguez dijo que su departamento tenía constantes planes en marcha, pero que priorizaban las obras más necesarias.

Ahora aún quedan pendiente una vieja aspiración: la creación de un paseo interior que pasar por la eliminación de algunas construcciones. En los años setenta hubo la operación Muralla Limpia, consistente en sacar los edificios que estaban adosados. En la cara interior quedan edificaciones que, en algunos casos están rehabilitadas, pero muchas no son más que alpendres que se encuentran en un estado lamentable de conservación y que podrían ser retiradas.

Un viaje de siete mil kilómetros de distancia hasta Kenia y Tanzania

Los vencejos que hace unos días marcharon de Lugo ya están en tierras africanas. Recorrieron más de siete mil kilómetros. Los pequeños transmisores colocados por los ornitólogos, como una mochila, en el cuerpo de los pequeños pájaros proporcionan valiosos datos como, por ejemplo, el itinerario seguido. Una vez pasado el invierno en la emigración, algunos de los vencejos son capturados en Lugo para la extracción del microchip y, a posteriori, analizar su información. Se sabe que algunos ejemplares llegaron a Uganda, Tanzania y Kenia, que se encuentran a unos siete mil kilómetros de distancia de la Muralla de Lugo.

 

Votación
0 votos
Etiquetas
Lugo ciudad Operación Muralla Muralla de Lugo Ornitología Patrimonio de la Humanidad Consellería de Cultura África Román Rodríguez Xunta de Galicia Tanzania Primera División Avifauna Uganda Unión Europea Kenia
Comentarios