Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

La Audiencia acuerda la extradición a EE. UU. de Jesús Ángel Bergantiños

Está acusado junto a su hermano y la pareja de este de haber participado en la trama de falsificación de arte más grande de la historia

Lugo / La Voz, 17 de febrero de 2016. Actualizado a las 00:20 h. 4

0
0
0
0

La justicia americana logró que España extradite a uno de los dos marchantes lucenses que presuntamente intervino en una gran trama de falsificación de cuadros. Se trata de Jesús Ángel Bergantiños Díaz, nacido hace 68 años en la localidad de Parga, en el municipio lugués de Guitiriz. Ahora queda pendiente la decisión que pueda adoptarse con su hermano José Carlos, a quien reclama la justicia estadounidense por el mismo asunto. Este último, además, fue esposo durante bastante tiempo, de la mexicana Glafira Rosales, la mujer que supuestamente colaba a las prestigiosas galerías de Nueva York obras de conocidos artistas que falsificaba un ciudadano chino en un garaje de Queens.

La justicia americana atribuye a Jesús Ángel cuatro cargos de conspiración; dos de ellos, relacionados con la transmisión y transferencia electrónica de fondos y los otros dos para cometer lavado de dinero. Por estos hechos existe una orden de arresto desde hace más de dos años.

La Audiencia Nacional, que ahora ordena su extradición, frenó la misma en marzo de 2015 porque acordó la suspensión de las actuaciones entre tanto no se subsanara la decisión del Consejo de Ministros que acordaba la continuación del procedimiento en la vía judicial.

El fiscal mantuvo una postura errática. En un primer escrito, presentado a principios de enero de este año, pidió que se entregara a esta persona, pero hace una semana, en una vista por extradición, cambió de postura y dijo que no había lugar a la extradición porque los hechos fueron cometidos, al menos de forma parcial, en España.

La declaración

En esa vista, Jesús Ángel Bergantiños, dijo que fue autorizado por su hermano en determinadas cuentas bancarias abiertas en España, ignorando la procedencia de los fondos que llegaron a las mismas. Añadió también que era jubilado y que no sabía hablar inglés.

La Audiencia Nacional dice que la actividad engañosa tuvo lugar en Nueva York y es allí donde están los testigos y las víctimas fundamentales de la estafa, toda la documentación bancaria y las galerías. Advierte el alto tribunal nacional que de no entregarse al reclamado no podría juzgarse de forma aislada, «máxime cuando toda la prueba, que se extiende desde que acaecieron los hechos, en los años 90 y hasta 2009, se encuentra a disposición del país reclamante».

El abogado de los Bergantiños, J. A. Sánchez Goñi, anunció la interposición de un recurso de súplica contra la decisión.

Obtuvieron unos beneficios de 33 millones de dólares

Dice la Audiencia Nacional que Jesús Ángel Bergantiños, actuando de acuerdo con su hermano José Carlos, un ciudadano chino y la mexicana Glaffira Rosales, su excuñada, se dedicaron a la presunta falsificación de pinturas, lo que les permitió obtener más de 33 millones de dólares. Según la justicia americana, ocultaron el origen ilícito de las ganancias a través de transferencias de cuentas bancarias americanas y extranjeras. Esos hechos serían falsedad, estafa y blanqueo de capitales. Galerías de Nueva York transfirieron dinero a los Bergantiños a bancos de Estados Unidos y España. Desde las cuentas españolas volvieron a efectuarse reenvíos a las americanas.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 3