Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

«Mandaron a 5 encapuchados para acabar conmigo pero pude escapar»

Un guitiricense denunció que le cortaron el paso de noche cerca de A Fonsagrada

21 de enero de 2016. Actualizado a las 22:48 h. 36

0
0
0
0

Jesús Rivas Roca aún tiene el susto en el cuerpo. Y no es para menos porque este guitiricense de 35 años vivió el pasado sábado una situación que contada, a priori, parece de película.

Eran las ocho menos cuarto de la tarde y acababa de dejarle a su ex pareja, que reside en una parroquia del municipio de A Fonsagrada, a la hija de casi dos años que ambos tienen en común.

Tras dejar a la pequeña, que tiene con él los sábados de doce de la mañana a siete de la tarde, a unos seis kilómetros de la casa de su ex novia, concretamente en el punto de Viladriz hacia Susán, se encontró con un todoterreno atravesado en el medio de la carretera.

«Subía de Coto de Lamas de Moreira hacia a estrada que vai a Lugo para regresar a casa. De repente vin un coche no medio da estrada»Activei o peche centralizado, parei e pitei porque pensei que tería pasado algo», explicó Jesús, quien añadió que inmediatamente bajaron cuatro personas del vehículo con pasamontañas y con palos y barras de hierro en mano, y una quinta que empezó a golpear el maletero de su vehículo diciéndole que saliese del coche de manera rápida. «Pouco a pouco empezaron a insistir en que baixara do vehículo cun tono moi amenazante».

Este guitiricense manifestó que permaneció entre quince y veinte minutos en el coche sin bajarse y que pudo salir de la situación gracias a la presencia de otro coche. «De súpeto apareceu un coche coas luces e entón os catro subiron ao todoterreno e arrancaron por unha pista forestal. O quinto non subeu no vehículo e debeu tirar monte arriba», explicó. 

Sin móvil y de noche

Para colmo, el afectado se encontraba sin poder hacer uso del teléfono móvil puesto que se le había acabado la batería. Tras escapar a este mal trago y tremendo susto, arrancó el coche y abandonó el lugar. Llegó a su casa y no fue hasta el lunes cuando acudió al cuartel de la Guardia Civil de Guitiriz a interponer la correspondiente denuncia.

Al denunciante no le coge por sorpresa lo sucedido y está convencido de que alguien mandó a los encapuchados a darle una paliza. En este sentido explica que dos fines de semana antes de lo sucedido, su ex pareja y madre de su hija le dijeron en el momento que le entregó a la hija: «Xa che darán caña os peruanos» y el propio día del incidente le soltó «hoxe non traes o collarín pero xa te afeitarán os peruanos», asegura en la denuncia.

El denunciante reveló que el cuñado de su ex pareja  lo cogió hace un tiempo por el cuello y tras ir al médico tuvo que hacer uso del collarín, y que estos hechos también fueron denunciados en su momento.

Este vecino de Guitiriz está convencido de que lo sucedido en la tarde del sábado estaba programado y que estuvo vigilado en todo momento. «Xustamente o altercado produciuse nunha zona intermedia entre dous pobos, onde non había casas, cobertura nin maneira de escapar». Recordó también que un familiar de su ex pareja trabaja con rumanos en el sector maderero. 

El denunciante explicó en la denuncia que la persona que le conminó a bajarse del vehículo gritándole tenía acento rumano, mientras él permanecía dentro del coche con el seguro central bloqueado.

«Tengo miedo de ir a recoger a mi hija a A Fonsagrada»

Jesús Rivas dice en la denuncia que la paliza de la que se libró «tiene relación con el vícnulo familiar de ex compañera sentimental, ya que a principios del presente año, su mujer le dijo que ya le darían caña los peruanos, en referencia, cree, a que ya lo abordarían y agredirían».

Jesús Rivas vive con su padre y regenta una explotación láctea en Guitiriz. Reconoció ayer que hace un tiempo le pasaba una pensión a su expareja de 240 euros pero que ahora, debido a la crisis de la leche, tiene menos ingresos, por lo que bajó a 80 euros la pensión a la madre de su hija. En este sentido manifestó que tiene graves problemas con su expareja. «Sempre me pon queixas para levar a nena e teño sufrido amenazas e agresións por parte da sua familia». El afectado explicó que a partir de ahora irá a llevar y recoger a su hija con cierta vigilancia de la Guardia Civil, según le explicaron los agentes que instruyeron la denuncia.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 3