Adiós al porco celta, hola al Entroido Ribeirao


Las ya archifamosas ciclogénesis explosivas concedieron un respiro a la provincia durante casi todo el fin de semana y permitieron que los actos festivos se celebraran con normalidad. Esta tregua, que esperemos que ya sea definitiva, la agradecieron especialmente en Sarria para poder conmemorar como se merece su gran cita gastronómica anual, la Festa do Cocido de porco celta. También se mostraron especialmente felices los que participaron en la primera entrega del Entroido Ribeirao de la zona de Chantada, el Domingo Lambedoiro.

Despedida del cocido

1Sarria clausuró su fin de semana gastronómico dedicado prácticamente en exclusiva al porco celta. El acto central fue el pasado sábado con un cocido multitudinario en el que participaron alrededor de medio millar de comensales y concluyó ayer con una jornada que ya se dedica tradicionalmente a que los clientes de los locales disfruten de unos huevos fritos caseros, casi en todos los sitios con las más que exquisitas puntillitas, acompañados de un chorizo de porco celta. Los locales organizadores del certamen contaron con una numerosa afluencia de comensales que quisieron cerrar un fin de semana del que seguro que tardarán de olvidarse, sobre todo debido a que les obligará a realizar un poquito de régimen durante unos días para recuperarse. Los que no quisieron perderse una cita gastronómica tan especial fueron los alcaldes de Sarria y Portomarín, José Antonio García y Juan Serrano, respectivamente, acompañados del edil de Deportes, Manuel Sangil, que eligieron la Cafetería Santiago del Malecón para probar el plato estrella del día. El certamen cumplió su sexta edición en la que sus organizadores: Ramón Álvarez, José Fontal, José Luis García, Juan Luis Días y Manuel Quintero volvieron a estar más que sobradamente a la altura y sorprendieron a todos los asistentes con novedades como una mesa redonda con degustación de productos. El año que viene estamos seguros de que repetirán para deleite de todos los que disfrutaron del cocido, aunque alguno de ellos manifestó su intención de retirarse, seguro que reconsidera su postura.

Estreno carnavalero

2De una despedida pasamos a un estrenos muy exitoso, el del Antroido Ribeirao en la parroquia chantadina de Santiago de Arriba. En los últimos años no habían tenido demasiada fortuna con el tiempo y no pudieron sacar a la calle todos los disfraces por temor a que algunos de los más vistosos tienen varias partes de materiales, sobre todo papel, que pueden estropearse con el agua. Ayer pudieron resarcirse con creces y celebraron por todo lo alto y como se merece la ocasión el denominado Domingo Lambedoiro. La actividad comenzó como es habitual a media tarde con la colorista caravana partiendo de la parte más alta del pueblo y unos personajes dispuestos a no respetar a nada ni a nadie que se cruzara en su camino haciendo las delicias de todos los que asistieron al espectáculo, sobre todo los más pequeños. Los volantes y peliqueiros volvieron a convertirse en protagonistas, aunque su elevado número hizo que los cintos con campanillas no llegaran para todos. En esta ocasión desfilaron las representaciones de cuatro oficios, todos ellos muy logrados. El más espectacular fue el de una antigua serrería con varios utensilios de carpintero antiguos. También triunfó la puesta en escena de un partido de voleibol y no le fue a la zaga la tómbola denominada Ramón do Lacón. La participación fue multitudinaria y esperan que dentro de siete días en el Domingo Corredoiro todavía haya más gente.

Votación
0 votos