Un lucense gana cerca de dos millones con la bonoloto

El boleto fue sellado en la administración de loterías El Duende, de la calle Lamas de Prado, y se desconoce quién lo posee


Lugo / La Voz

El sorteo de la bonoloto dejó ayer en la capital lucense cerca de dos millones de euros. El boleto ganador fue sellado en la administración de loterías número 10, El Duende, cuyos propietarios desconocen quien es el nuevo millonario. Guillermo Rodríguez Rozas, que es el hijo de la titular del establecimiento, aseguró que en los últimos días entraron numerosas personas a cobrar pedreas de la Lotería del Niño, lo que dificulta la localización junto con el hecho de que la combinación ganadora está conformada por «números muy raros». Son el 1-25-43-46-47-49. El 23 como complementario y el 9 de reintegro. Su poseedor cobrará 1.947.000 euros.

Guillermo Rodríguez mostró su satisfacción, no solo por haber sellado el boleto en su establecimiento, sino porque está convencido de que posiblemente le habrá tocado a una persona que lo necesitaba. El barrio en el que está situado El Duende es una zona obrera, muy castigada por el paro, en la que también vive mucho pensionista. «Tenemos muchos clientes que vienen a probar suerte con un euro». «Me hubiera gustado ?dijo? que estuviera mucho más repartido y que no le correspondiera a una sola persona, como es el caso».

El Duende abrirá puntualmente hoy, a las nueve de la mañana, para colocar los carteles que anuncian que la administración selló la combinación ganadora del sorteo de ayer. El agraciado posiblemente ni se pase por el establecimiento a darse a conocer. Posiblemente sería distinto si la cantidad de dinero que cobrará no fuera tan elevada. Según Rodríguez, tampoco necesita hacerlo. Solamente precisa depositar el boleto en una entidad bancaria, que siempre están dispuestas a mantener al ganador en el anonimato.

La administración de loterías repartió un premio gordo el 11 de febrero del pasado año. Distribuyó 6,5 millones de euros, de los que los correspondientes a 40 décimos los compró una cafetería de la calle San Marcos, que vendió entre sus clientes.

Votación
8 votos