El tiempo de todo el año, condensado en los primeros 36 días

Sortes, resortes y contrasortes, un anticipo meteorológico de doce meses

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
Jornadas soleadas. El inicio de enero está ofreciendo imágenes como esta, con personas que aprovechan el buen tiempo para sentarse en terrazas como las de la Praza Maior de Lugo. óscar cela

Marzo puede ser un mes seco, con temperaturas más bien altas, y abril puede caracterizarse por el mantenimiento de esa tendencia. La afirmación no está avalada por la consulta de páginas web de organismos públicos que ofrecen predicciones del tiempo e incluyen abundante información del tiempo reciente, sino que simplemente está basada en una creencia popular.

¿Se sorprende alguien de buscar claves para el tiempo que puede haber durante 12 meses en los primeros 36 días del año? Es lo que se hace tomando como modelo las sortes, las resortes y las contrasortes, que se dividen en tres grupos de doce días cada una. Los doce primeros días del año corresponden a las sortes. El tercero es el de la sorte de marzo, y el tiempo del pasado jueves fue efectivamente seco, con cielo despejado y con temperaturas más bien altas para esta época del año en las horas centrales; en el cuarto día, sorte de abril, se mantuvo esa tendencia, pues el viernes fue similar al jueves.

Del 13 al 24 de enero vienen las resortes, que pueden confirmar o desmentir esas impresiones para próximos meses. Por último, entre el 25 de enero y el 5 de febrero viene el tiempo de las contrasortes, que pueden aportar más datos para revalidar o cuestionar las apreciaciones. Tal costumbre incluso aparece recogida en algunas obras. El volumen Etnografía mindoniense -que reúne trabajos del historiador Eduardo Lence-Santar y Guitián (1876-1960), cronista oficial de Mondoñedo durante décadas, y que preparó el profesor Armando Requeixo- incluye ese método de predicción; y el autor matiza que las contrasortes pueden considerarse más seguras que las resortes, y estas, más que las sortes.

Aunque se trate de una costumbre presente en zonas de Galicia y recogida por un autor que vivió en el noroeste toda su vida, la predicción basada en el tiempo que aparece en un grupo concreto de días aparece en otros lugares. Así ocurre con las cabañuelas, que emplean 24 días para poder predecir el tiempo de meses próximos.

En agosto

En Castilla, por ejemplo, el tiempo de los 12 primeros días de agosto puede anticipar el tiempo de ese mes y de los once siguientes, mientras que los 12 días siguientes avanzan también el tiempo de 12 meses, pero en orden descendente. Los primeros 12 días forman las cabañuelas de ida: así, el 1 de agosto se corresponde con agosto, el 2 con septiembre, etcétera; en cambio, en los 12 siguientes, considerados las cabañuelas de retorno, se establece una relación inversa (el 13 de agosto se corresponde con julio; el 14, con junio; el 15, con mayo, etcétera).

Sin avanzar tantos meses, el día de hoy puede ser seco, soleado y no particularmente frío para una jornada invernal. Tal impresión, en cambio, no procede de métodos tradicionales sino que aparecía el pasado viernes en la página web de Meteogalicia.