La UNED trató la prostitución en pisos con una meretriz que cobra 200 euros por hora


Lugo/la Voz. 18/12/2010 02:00 h

El curso sobre la prostitución en pisos de contactos celebrado ayer en la sede lucense de la UNED, con la presencia en la mesa de una meretriz, que asegura ser una de las pocas de España que está especializada en discapacitados, contó con una discreta participación. El profesor de Antropología y Sociología del centro, Pepe Riopedre, fue el encargado de la dirección del mismo. Como invitada asistió Montserrat Neira, prostituta catalana de origen lucense, que es licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de Barcelona.

La propia dirección del centro entendió que la actividad había suscitado polémica en los medios de comunicación y que el anuncio de su programación pudo haber tenido un carácter instrumental. Incluso hizo referencia a que lamentaba que la institución universitaria «sea utilizada para cualquier fin espurio, si es que se ha producido».

La situación llevó al equipo directivo a emitir un comunicado para advertir que la prostitución, «en cualquiera de sus manifestaciones, constituye un fenómeno social susceptible de ser estudiado con el mismo rigor y seriedad científica que cualquier otro».

El curso estaba dirigido a sociólogos, antropólogos, juristas, trabajadores sociales, periodistas y a estudiantes de diversas titulaciones. El tema central eran los pisos de contactos, sobre los cuales elaboró una tesis el profesor que dirigió el curso, sin embargo los asistentes tenían previsto debatir sobre lo que en su momento el centro refirió como «la creciente alarma social y la criminalización de la prostitución a través de las instancias de poder».

A mayores estaba previsto que se abordaran cuestiones y problemáticas comunes a otras modalidades de prostitución. En tal sentido fueron valorados diversos estudios científicos recientes que contradicen «la versión oficialista que insiste una y otra vez en crear confusión entre prostitución y tráfico/trata».

Monserrat Neira, la prostituta que intervino en el curso de la UNED cobra unos 200 euros por hora de servicio. Sus padres fueron de Os Ancares y emigraron en su momento a Barcelona donde esta mujer ejerce en pisos con el nombre de Marien. En numerosas ocasiones aseguró que no tenía inconveniente, a diferencia de otras compañeras de profesión, de clientes con deficiencias físicas o discapacitados. En su momento señaló que los hombres casados eran los principales clientes de los prostíbulos de pisos.

Votación
1 votos